Segovia se encuentra entre las ciudades de España con el agua más cara. La capital segoviana se sitúa en el noveno lugar del ránking de precios más elevados del país, con un coste de 411 euros al año. Estos datos se han obtenido de un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre las tarifas del agua en las 50 capitales de provincia, Vigo, Gijón y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, que revela enormes diferencias en el precio final: para un consumo anual de 175 metros cúbicos (un hogar con cuatro personas) varía entre los 157 euros de Palencia y los 560 euros de Sevilla.

En el estudio, destaca el elevado coste del agua en Sevilla (560 euros/año), Murcia (552) y Barcelona (502), pero también de Alicante (461), Palma (460), Huelva (449), Tarragona (426), Cádiz (417) y Segovia (411). Más del doble de lo que cuestan los mismos 175 metros cúbicos de agua en otras nueve ciudades: San Sebastián (200 euros/año), Ávila (199), Lugo (198), León (194), Melilla (182), Soria (175), Guadalajara (164), Orense (162) y Palencia (157).

El elevado coste del agua en algunas urbes podría explicarse (y solo hasta cierto punto), según el estudio, por las mayores dificultades de abastecimiento, pero esta limitación solo debería afectar a la parte de la factura que se refiere al suministro. Sin embargo, el importe de los conceptos de saneamiento y contador también suelen ser mayores en estas ciudades.

La OCU constata además la falta de medidas tarifarias para promover el ahorro de agua en más de la mitad de las ciudades analizadas, donde el precio por metro cúbico acaba siendo más económico cuanto mayor es el consumo (los costes fijos penalizan el bajo consumo y no tanto un elevado consumo). Sucede sobre todo en Bilbao, Burgos, Cáceres, Castellón, Ceuta, Córdoba, Cuenca, Gijón, Huesca, La Coruña, Madrid, Pamplona, Pontevedra, San Sebastián, Santa Cruz de Tenerife, Teruel, Valencia, Vigo y Zamora.

Por último, la Organización de Consumidores y Usuarios recuerda a los consumidores que existen tarifas sociales para familias con bajos recursos; y que algunos ayuntamientos ofrecen tarifas especiales para familias numerosas y hogares donde convive mucha gente.