La decisión del Gobierno regional de aplicar el toque de queda para tratar de frenar la crisis sanitaria provocada por la segunda oleada de contagios de coronavirus no se ha hecho esperar para concretarse en la orden que a las seis de la mañana de ayer era publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL), que limita parcial y temporalmente la libertad de circulación de las personas en la Comunidad por motivos “muy graves” de salud pública a través de un toque de queda que se aplicará hasta al menos el 6 de noviembre, desde las 22 horas a las 6 de la madrugada.

Segovia ha acogido con disciplina y resignación esta nueva orden, que presumiblemente será refrendada con la declaración de Estado de Alarma que el Gobierno central tiene previsto aplicar desde hoy domingo, si así se acuerda en la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros convocada para hoy.

Así, los bares y restaurantes llevaron a cabo las obligadas modificaciones de sus horarios de atención al público para a las diez de la noche echar el cierre en sus establecimientos. De igual modo, los cines también reestructuraron sus sesiones para adecuarse a la normativa.

En los primeros minutos del inicio del toque de queda, una decena de personas respondieron a una convocatoria realizada a través de las redes sociales para protestar contra esta medida en el Azoguejo.

Con una fuerte presencia policial, los participantes permanecieron varios minutos después de la hora señalada para el regreso a casa, y los agentes de la Policía Local procedieron a su identificación y a emitir una propuesta de sanción por la posible vulneración de la normativa.

Por su parte, la Junta convocó ayer una reunión del Centro de Coordinación Operativa (Cecopi), al igual que en el resto de capitales de la región para coordinar las acciones que deberán adoptarse para garantizar el cumplimiento de las restricciones horarias. Aunque no se han dado a conocer por parte municipal los acuerdos adoptados por esta reunión, todo parece indicar que en esta primera noche de toque de queda, tanto Policía Local como Cuerpo Nacional de Policía intensificarán su vigilancia sobre todo en zonas como el Paseo de Santo Domingo de Guzmán o la Ontanilla, donde suelen concentrarse jóvenes para el ‘botellón’. Así, no será hasta mañana cuando se conocerán los efectos de esta medida en cuanto a sanciones o advertencias.

Sin demora

Según recoge la publicación, las medidas temporales de carácter extraordinario que ya se han adoptado deben ahora intensificarse “sin demora” para prevenir y contener el virus, mitigar el impacto sanitario, social y económico y, sobre todo, reducir la intensa mortalidad que el virus está ocasionando en la Comunidad.

La Orden publicada establece una serie de excepciones para poder circular por la calle entre las 22 horas y las 6 de la madrugada, cuando regirá el toque de queda establecido, que se resumen en motivos sanitarios y laborales, entre otros de fuerza mayor (ver cuadro adjunto).