5dd9f8722d0f723fbbabeeab54b69ac9a449d61fw
EFE/EPA/MASSIMO PERCOSSI/Archivo

La provincia de Segovia acoge a 13 refugiados afganos del total de 254 que han llegado a Castilla y León en los últimos días en el marco del programa de Protección Internacional del Gobierno de España. La Comunidad es la que más ciudadanos procedentes de Afganistán ha recibido, liderando la en España la acogida de refugiados. Todas la provincias acogen personas procedentes del país asiático, aunque la mayoría se concentran entre las provincias de Valladolid (66), Soria (55), Salamanca (49) y León (30).

Son datos que dio a conocer la Delegación del Gobierno de España en Castilla y León a inicios de este mes de septiembre y sobre los que ha incidido este lunes la senadora socialista Ana Agudíez tras anunciar que su formación va a presentar un moción en el Senado para “llevar a cabo una apuesta firme y decidida de apoyo internacional a las mujeres y las niñas en Afganistán, ante la situación que están viviendo tras la llegada al poder del régimen talibán”. “Ahora es el momento de demostrar la solidaridad de nuestro país”, ha acentuado.

Durante su intervención, Agudíez ha recordado las duras condiciones a las que, previsiblemente, se enfrentarán las mujeres del país asiático con el regreso de los talibanes al poder. “Ya con el anterior gobierno talibán, entre 1996 y 2001, las mujeres carecían de todos los derechos, no podían salir de casa solas, ni siquiera para acudir al médico, como tampoco podían estudiar, trabajar, o participar en la vida social o política“, ha rememorado la senadora socialista.

“Durante los últimos 20 años, aunque con muchas deficiencias, los derechos de las mujeres y las niñas afganas progresaron de manera importante. Afganistán necesita seguir avanzando en igualdad y en derechos. El objetivo de las actuaciones públicas debe ser conseguir que todas las niñas puedan ir a la escuela, aumentar la participación de las mujeres en el empleo, la política o la vida social, al igual que erradicar la violencia de género, incluida la violencia sexual, los matrimonios forzados y el matrimonio infantil. Sin embargo, la llegada de los talibanes al poder puede suponer no solo parar este proceso de avance, sino además retroceder respecto a lo conquistado por las mujeres en los últimos 20 años”.

En ese camino, el de evitar que se vulneren los derechos fundamentales de las mujeres y niñas afganas, según ha declarado Agudíez, va dirigida la moción presentada por el Grupo Parlamentario Socialista. “Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional, tanto a Naciones Unidas como a la UE, para que inicie actuaciones dirigidas preservar la vida de las mujeres y niñas afganas, de forma que todos los procesos de diálogo y de cooperación actual y futura incluyan la condicionalidad de la garantía de los derechos de las mujeres y las niñas”, finalizó la socialista.