Sanidad registra siete brotes de infecciones por alimentos con 280 afectados en 2014 y 2015

Salsas en mal estado y el consumo de sosa cáustica confundida con sal, son las principales causas de los episodios con mayor número de implicados

123

El Servicio Territorial de Sanidad ha registrado siete brotes de enfermedades transmitidas por alimentos, también conocidas como toxiinfecciones alimentarias, que han afectado a 280 personas, en el año 2014 y hasta la fecha del 2015. Estos datos despuntan sobre la media regional y sobre los balances provinciales de ejercicios anteriores de afectados por infección alimentaria, debido a que en un solo episodio sufrido en Segovia el pasado año se vieron implicadas 235 personas.

El Jefe del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social, César Montarelo Almarza, asegura que este brote “distorsionó los datos de 2014” e hizo que Segovia alcanzara la tasa de incidencia más alta de Castilla y León, con 171 casos por 100.000 habitantes.

En 2014 en Castilla y León se declararon 44 brotes de origen alimentario que afectaron a 865 personas (34,66 casos por 100.000 habitantes) y ocasionaron 64 ingresos hospitalarios (el 7,4% de los afectados). En Segovia ese mismo año se produjeron cinco brotes de intoxicaciones alimentarias y hubo 272 afectados, sin que fuera necesario su hospitalización.

En dos casos se identificó el microorganismo causante, en otros dos no se identificó y uno fue por la ingestión de un tóxico. Este incidente se produjo en un domicilio donde confundieron sosa cáustica con sal y nueve personas tuvieron quemaduras en la boca.

Uno de los microrganismos identificado fue el Clostridium perfringens detectado en una salsa hecha con carne de ternera (el brote que afectó a 235 personas en un comedor colectivo) y en otro el Bacillus Cereus, en una pasta con salsa (brote que afectó a 17 niños, participantes en un campamento). En otro suceso, Sanidad sospecha que la causa esté en una mahonesa casera. César Montarelo explica que con frecuencia es difícil señalar la causa debido a que no se guarda adecuadamente una comida testigo para ser analizada. El jefe de Sanidad también precisa que no hubo infecciones por consumo de agua el año pasado y que, desmarcándose de nuevo de la región, en Segovia no se ha confirmado salmonelosis en ningún caso.

En 2015, los datos cerrados esta semana en Sanidad dan una imagen de mayor normalidad con un balance de dos brotes que se han producido en los meses de enero y julio en restaurantes y han afectado a 8 personas. Uno de los afectados es un niño que sufrió una reacción alérgica a un alimento. Sanidad también hace seguimiento de los segovianos que se intoxican con alimentos consumidos fuera de la provincia. Este año ha habido dos casos originados en Madrid, uno en una boda y otro en un parque temático.