ingresado uci hospital
Un ingresado de UCI. / EFE

La Sanidad de Castilla y León ha presentado un programa de atención y seguimiento a los pacientes con covid persistente, una afección nueva que se caracteriza por la persistencia de los síntomas de covid más allá de las 4 a 12 semanas tras el contagio. Las personas afectadas presentan una sintomatología frecuentemente fluctuante o a modo de brotes, generando discapacidad a quien lo padece.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el Director General de Planificación y Asistencia Sanitaria del Sacyl, Alfonso Montero, han sido los encargados de presentar el Proceso Asistencial Integrado (PAI) de la Gerencia Regional de Salud, destinado al seguimiento integral de las personas afectadas por SARS-CoV-2 que han sufrido complicaciones posteriores a la fase aguda de la enfermedad. Desde Sanidad han recordado que no todos los pacientes se recuperan tras una fase aguda más o menos larga o grave. Se calcula que al menos un 10 por ciento de estos pacientes no se reponen completamente y desarrollan síntomas persistentes e incapacitantes tras la infección aguda.

Desde el inicio de la pandemia, Sanidad estima que, de los casi 238.000 casos totales acumulados de covid, 24.000 pacientes podrían sufrir la covid persistente, el citado 10 por ciento. Es decir, alrededor de mil personas por cada 100.000 habitantes podrían padecer covid persistente en Castilla y León, siendo la distribución provincial la siguiente: Ávila 1.303, Burgos 3.693, León 4.136, Palencia 1.958, Salamanca 3.256, Segovia 1.779, Soria 996, Valladolid 5.279 y Zamora 1.374 casos.

De este modo, los pacientes incluidos en este proceso asistencial específico son todos los afectados por la enfermedad, de manera que, dependiendo de su situación clínica individual, se realizará la intervención clínico-asistencial correspondiente y se pondrán a su alcance, de forma coordinada y organizada, los recursos del sistema sanitario, ha detallado Montero.

Se trata así de “un documento riguroso, basado en la evidencia científica actual, que pretende dar respuesta a las necesidades de los pacientes con covid, tras una valoración integral inicial y un seguimiento continuo interdisciplinar, a lo largo de todo el proceso de su enfermedad“.

El proceso asistencial integrado de la Consejería de Sanidad facilita, mediante el trabajo en equipo de forma homogénea y coordinada en las once áreas de salud de Castilla y León, la continuidad asistencial allá donde se encuentre el paciente, “teniendo en cuenta en todo momento las necesidades del paciente“.

Por todo ello, está previsto que esta herramienta de ayuda al profesional, centrada en el paciente, se actualice de forma permanente, en función de publicaciones o propuestas nuevas y así ir aportando continuamente valor y excelencia a la asistencia que reciben ya los pacientes, ha apostillado Montero.