Vacunacion Centro COVID Tercera Dosis KAM8740 1
La aplicación de la dosis adicional frente al Covid, que comenzó en septiembre, ha estado centrada en la población de mayor edad. / KAMARERO

Los equipos sanitarios han administrado la tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19 a más de 20.000 personas en la provincia de Segovia a lo largo de dos meses y pretenden doblar esta cifra en solo quince días. El objetivo es que la población más vulnerable llegue con protección reforzada a las navidades cuando los encuentros familiares entre personas de edades y ámbitos distintos y la ocupación de espacios cerrados acrecientan el peligro de transmisión.

La aplicación de la dosis de refuerzo comenzó el día 23 de septiembre en las residencias de personas mayores. De forma paralela, el proceso de administración de la dosis adicional se puso en marcha en el Hospital General para las personas que tienen su sistema inmune debilitado por patologías o tratamiento (personas inmunodeprimidas). En este caso, el personal del hospital comenzó con las personas que han recibido un trasplante. También entraron en esta fase pacientes que sufren un fallo renal crónico, tienen VIH con bajo recuento de CD4 , otras inmunodeficiencias primarias y pacientes oncológicos, según informó la gerencia sanitaria. Ya en noviembre, y con varios cambios organizativos que generaron confusión a la población, se abrió la campaña a las personas mayores de 70 años no institucionalizadas, llamadas a acudir a los centros de salud y al punto de vacunación de la avenida Padre Claret, y a recibir a la par la vacuna antigripal. Este proceso es el que ha multiplicado los datos, ya que el día 2 de noviembre Sanidad había administrado en la provincia 3.124 terceras dosis, —todas de la modalidad ARwN (Pfizer y Moderna)—y el pasado viernes, 26 de noviembre, la cifra subía a 20.266.

La mayor parte de las dosis han sido administradas entre personas con riesgo por edad, 17.225, y otras 1.615 en pacientes con patologías de riesgo, además de las 1.238 aplicadas a residentes de centros de mayores y otros servicios asistenciales, y 188 puestas a dependientes no institucionalizados.

A partir del 1 de diciembre cambia la estrategia. Tal y como anunció el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, José Mazarías, se reanuda el proceso de vacunación masiva para conseguir aplicar antes del 16 de diciembre 25.000 dosis de refuerzo a personas mayores de 60 años, personal sanitario y sociosanitaro, los nuevos grupos a los que se dirige ahora esa vacunación, según acordó el miércoles el Consejo Interterritorial de Salud.

Fruto de un acuerdo de colaboración, el Ayuntamiento de Segovia ha cedido el uso del pabellón Pedro Delgado para asumir allí gran parte de esta campaña que se extenderá por los centros de salud de la provincia.

Esta dosis de refuerzo pretende evitar la pérdida de defensas frente al coronavirus, ya que según los científicos algunos segmentos poblacionales ven peligrar su protección a partir del sexto mes de recibir la pauta completa.

Sin embargo su aplicación no hace olvidar que aún hay personas que ni siquiera se han recibido la primera dosis y otras que no han completado la pauta. A ellos también van destinados los llamamientos y advertencias de las autoridades sanitarias.

Eficacia

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, no se cansa de decir estos días que la sexta ola de la pandemia, en la que ya estamos, es “la ola de los no vacunados y de las personas frágiles”, recordando que pese a todas las iniciativas que se llevan a cabo, la más importante para controlar la mortalidad y los ingresos es la vacunación.

Según datos de la Consejería de Sanidad, la vacunación ha contribuido a disminuir un 85 por ciento el número de pacientes ingresados en plantas de hospitales, algo más en UCI y hasta un 90% de fallecimientos. Dos de cada tres pacientes que están en las UCI no están vacunados.

De ahí que Verónica Casado manifieste allí donde va que la campaña “es capaz de torcer la evolución epidemiológica”, pues el 91,2 por ciento de la población diana está totalmente vacunada, así como el 82,9% de la total. Las terceras dosis llegan al 84 % en mayores de 90 años, al 75 por encima de los 80 y al 59% para los de más de 70 años. En cuanto a los jóvenes, la consejera sostiene que “cuentan con un buen porcentaje de vacunación” en relación a otros territorios, pero “aún puede ser mejor para parar la variante Delta”. De hecho, en su última rueda de prensa, recordó que hay determinados sectores que se sitúan entre los 20 y los 39 años que faltan de vacunar.

El 0,8% de los inmunizados se infecta

Sólo un 0,8% de los vacunados con la pauta completa frente al Covid-19 se ha infectado en Castilla y León desde que comenzó hace casi un año a inmunizarse a la población. Son 17.601 personas de los casi dos millones de habitantes que han completado el ciclo -1,97 millones según el último informe del Ministerio de Sanidad-, lo que demuestra el bajo fallo vacunal y sus beneficios.

Los datos de la Dirección General de Salud Pública de la Consejera de Sanidad, recogidos por la agencia Ical, muestran que desde que comenzó la inyección de sueros, el 27 de diciembre de 2020, tan solo 337 personas de los cerca de dos millones con la pauta completa han tenido que ser hospitalizadas o han muerto por complicaciones derivadas de la infección por Covid.

Aún así, aún hay 164.045 personas que forman parte de la población diana en Castilla y León que no ha recibido ninguna dosis, muchos de ellos negacionistas, según informa Ical.

Sólo en las últimas ocho semanas epidemiológicas, entre el 20 de septiembre y el 14 noviembre, hubo 1.475 personas no vacunadas que se contagiaron, 893 de 12 años o más, ya que 582 fueron niños para los que aún no está autorizado el suero en España. De estos 893, el once por ciento, 103, acabaron en el hospital; otros 19 ingresaron en la UCI y ocho murieron. De los que acabaron en las unidades de críticos, uno era menor de 29 años y siete tenía entre 30 y 59. Además, hubo diez de entre 12 y 29 años que ingresaron en el hospital; 44 tenía entre 30 y 59, y otros 40, entre 60 y 79. De este último grupo, diez llegaron a la UCI.

Los datos arrojan que los 17.601 contagiados vacunados con el ciclo completo contrajeron la enfermedad a los 94,9 días de media después de haber recibido la última dosis y una vez transcurrido el tiempo de inducción. Tenían 60,6 años, y con mayor incidencia entre las mujeres, con el 57,4% de los casos (10.110), por encima del 42,6% de los hombres (7.491 contagios). El 76,6% presentó sintomatología (13.489) y 337 no tenían síntomas en el momento del diagnóstico pero sí registraron hospitalización, ingreso en uci o fallecimiento. El ámbito más frecuente de exposición fue el domicilio, con un 42,8%, y hubo 7.123 casos, un 40,5%, asociados a brotes.

 862 casos en Segovia

La estadística señala que de los 17.601 contagios dados en personas completamente vacunadas, la mayor parte de los casos se declararon en las provincias con mayor población. Así, Burgos sumó 3.978; Valladolid, 3.764, y León, 2,745. Las demás se encontraron por debajo de la barrera de los 2.000, con Salamanca en el siguiente puesto (1.968), seguida por Palencia (1.473). Después van Zamora (1.110), Ávila (1.099), Segovia (862) y Soria (602).