hospital
Entrada de acceso al Hospital General de Segovia. / NEREA LLORENTE

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, confirmó este martes, 26 de octubre, la detección de dos casos de Covid-19 de la nueva variante ‘delta plus’ (linaje AY.4.2) en la provincia de Segovia. Según explicó Verónica Casado en un desayuno informativo de Nueva Economía Forum, “parece que es más infecciosa, con más transmisibilidad, pero no se ha visto que tenga un defecto de resistencia a la vacuna”. Además, hay otros dos positivos de este linaje, localizados en Valladolid.

La presencia de la nueva cepa del coronavirus ha sido confirmada tras el análisis de muestras tomadas hace más de 15 días, según han precisado fuentes del ámbito sanitario de la provincia de Segovia, que han descartado que haya vinculación entre estos dos casos de la variante ‘delta plus’ y los brotes de Covid-19 que se están registrando entre grupos de trabajadores temporales del campo. No se sabe aún si hay propagación de más casos del linaje AY.4.2 en Segovia, pero sí que los confirmados ayer por Casado no se han detectado en los últimos días. Todas las semanas se mandan desde Segovia muestras a los laboratorios de Castilla y León para conocer las características del virus presente y detectar variantes. Los resultados tardan en obtenerse “entre dos y tres semanas”, según indican autoridades sanitarias de la provincia.

Según expertos nacionales en salud pública,  la  ‘AY.4.2’, una “descendiente” de la variante delta del coronavirus, podría ser entre un 10 y 15 % más transmisible que ésta, la cual ya es el doble de contagiosa que el original SARS-CoV-2 y podría ser responsable ahora de más del 6% de casos de Covid en el Reino Unido. Pero  también hay que remarcar que en Dinamarca donde ‘delta plus’ llegó a representar el 2 por ciento de todos los casos detectados, su presencia está descendiendo. Varias sociedades científicas españolas han indicado que hay que estar “pendientes pero no alarmados”.

Sobre la evolución general del Covid-19 en Castilla y León, Verónica Casado, dijo ayer que hay esperar que el aumento de las cifras de contagios de los últimos días no apunten a una nueva ola, aunque reconoció que “los datos son preocupantes” y que “a lo mejor sobrepasamos los 50 casos” por 100.000 habitantes, según informa Efe.

En todo caso, declaró que la experiencia de todos estos meses indica que “no hay que esperar a los 150 o 200 casos para tomar decisiones” y que actualmente, puesto que ya se ofertaron las vacunas “a todo el mundo”, hay que valorar el uso del certificado covid en algunas circunstancias.  Al respecto, Casado manifestó que en Castilla y León podría exigirse “para la entrada en sitios cerrados“, por ejemplo restaurantes, aunque “están ahora mismo en Salud Pública trabajando en los criterios de dónde y cuándo se va a pedir y en qué punto de corte de indicadores se puede poner”. Esta medida no solo “puede ser buena” para reducir los contagios sino que “puede tener un efecto secundario interesante” que sería recordar la necesidad de vacunarse a las personas, sobre todo de entre 20 y 39 años, que todavía no lo han hecho.

Por otra parte, el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha reiterado que esta Comunidad no seguirá a la de Madrid en la no obligatoriedad de la mascarilla en los recreos escolares sino que hará “lo que diga el Consejo Interterritorial”, puesto que siempre han estado “a favor de que las medidas sean uniformes”.