San Juan quiere más compromiso político del equipo de gobierno municipal

El portavoz de Podemos, que ha presentado una moción para mejorar el acceso a la vivienda en la capital, valora el acuerdo presupuestario a la vista de lo ejecutado pero le pone un “aprobado raspado” de nota

El portavoz de Podemos en el Ayuntamiento de Segovia, Guillermo San Juan, ha afirmado que “11 de las 15 medidas que proponíamos prácticamente se han cumplido, si hablamos en términos económicos esto supone un grado de cumplimiento del 95%, aunque un número elevado de propuestas están en proceso debido a cuestiones administrativas”, en referencia al acuerdo presupuestario con el equipo de gobierno municipal de PSOE e IU.

Sin embargo, ha añadido que existen cuestiones pendientes, especialmente en el ámbito de los compromisos políticos. “Esperamos que algunos de estos compromisos que dependen únicamente de la voluntad del gobierno municipal se completen antes de que acabe el año, como es el caso de la revisión de la política de convenios y subvenciones, especialmente de la Fundación Juan de Borbón. En otros casos, como la remunicipalización de la ORA o la grúa, somos más pesimistas. Visto el antecedente del parking de Ezequiel González y los nulos avances en la materia, nos tememos que el gobierno no va a cumplir”.

Por ello, el concejal de la formación morada ha reconocido que, “si hubiera que poner nota al cumplimiento, esta sería un aprobado raspado. Reconocemos el impacto positivo de las inversiones acordadas, pero los retos políticos más valientes todavía no se han concretado”.

Por otra parte, Podemos ha presentado una moción para el pleno que celebrará el viernes la corporación en la que propone que el Ayuntamiento comprometa en el presupuesto de 2021 varias medidas en materia de vivienda: ayudas al alquiler, a la rehabilitación de viviendas y un programa de intermediación entre propietarios y arrendatarios.

El edil ha señalado que mientras la renta media de la ciudad continúa descendiendo, y la precariedad y la temporalidad laboral se convierten en norma, los precios de los alquileres y de la vivienda se sitúan por las nubes. “Desde el año 2000, más de 7.000 segovianos y segovianas han tenido que irse a vivir al alfoz en busca de una vivienda que poder permitirse. Las consecuencias económicas del coronavirus van a agravar la situación, y el ayuntamiento no puede quedarse de brazos cruzados”, sostiene.