En primer término, edificios del barrio de San José donde todavía no se ha intervenido y, al fondo, uno beneficiado por el ARU. / Kamarero
Publicidad

Los vecinos de San José quieren conocer cuanto antes el alcance de la tercera fase del programa de regeneración urbana (ARU) del barrio; reclaman información especialmente sobre los bloques de viviendas que podrán beneficiarse de las ayudas a la rehabilitación contempladas en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021.

La presidenta de la Asociación de Vecinos 1º de Mayo, Teresa Ruano, ha explicado que, aunque desde hace meses se sabe que podrán beneficiarse los propietarios de un centenar de viviendas, así como el presupuesto contemplado para ejecutar estas intervenciones y las de urbanización de calles y espacios públicos en el barrio, hay expectación por saber cuáles van a ser en concreto los edificios residenciales con los que se continuará esta iniciativa pública que comenzó hace una década como Área de Regeneración Integral (ARI).

Entre el vecindario se presupone que serán inmuebles que en otras fases quedaron en lista de espera, algunos de ellos incluso con proyectos realizados, aunque estos tendrán que adaptarse a las condiciones que marca el vigente Plan Estatal de Vivienda, en vigor desde el año pasado.

Ruano recuerda que la mayor parte de los propietarios de vivienda en San José son gente mayor, con escasos recursos en general, o sus descendientes y muchos de estos últimos ya no residen en el barrio y o bien han optado por alquilar o bien por vender.

En este sentido, San José es una de las zonas de la capital segoviana que actualmente tiene mayor oferta de vivienda de segunda mano en venta, aunque las características de estas últimas, por su antigüedad y tamaño –pocas superan los 60 metros cuadrados–, así como por la necesidad de rehabilitación y reforma en buena parte, hace que también sea uno de los barrios donde el precio del metro cuadrado es más reducido.

Desde la asociación de vecinos indican que las anteriores fases ya desarrolladas de rehabilitación de viviendas pueden haber beneficiado la salida al mercado de una parte del parque de viviendas pero sobre todo ha mejorado la calidad de vida de sus residentes y también la imagen del barrio que ha pasado de ser gris a presumir de fachadas con diferentes colores.

Tanto en el colectivo vecinal como desde el sector inmobiliario coinciden en que parte de los nuevos vecinos que se han incorporado en los últimos años son inmigrantes, no solo en régimen de alquiler, algunos están adquiriendo viviendas y reformándolas ellos mismos.

En cuanto a la tramitación de la tercera fase del ARU, hasta ahora solo se han realizado gestiones en y entre las tres administraciones implicadas: Ayuntamiento, Ministerio de Fomento y Junta de Castilla y León. El plan estatal de Vivienda en vigor se aprobó en marzo de 2018. En julio de ese mismo año se firmó un convenio entre el Ministerio de Fomento y la Junta para su ejecución en Castilla y León.

Hasta septiembre de este año 2019 el Gobierno municipal no aprobó la memoria programa de las actuaciones previstas en San José y no se hizo efectiva la solicitud formal de subvención al ejecutivo autonómico.

La corporación municipal aprobó en el pleno de octubre el compromiso de gasto plurianual, que suma 734.810,21 euros, a repartir en 222.195,75 euros en 2020, 264.611,21 en 2021 y 248.003,52 en 2022. En la sesión del pasado noviembre se aprobó el presupuesto del Ayuntamiento para el año que viene que incluye ya la citada partida destinada al ARU. Antes, el 29 de octubre, una comisión bilateral entre el Ministerio y la Junta (esta última de acuerdo con la propuesta del consistorio segoviano), aprobó la financiación de las cien viviendas con un presupuesto total de 1.879.490 euros, aunque más de medio millón de euros se destinará a obras de urbanización en el barrio y otros 207.500 a gastos de gestión.

Reurbanización de calles y espacios públicos

La presidenta de la asociación de vecinos de San José, Teresa Ruano, explica que el colectivo desconoce de momento en que calles o espacios públicos del barrio se intervendrá dentro de las actuaciones de reurbanización incluidas en el marco del Área de Regeneración Urbana (ARU), aunque apostilla que “hay muchas necesidades”, con hundimientos de la calzada casi generalizados a excepción de las dos vías que se pavimentaron en la segunda fase del programa, las calles París (parcialmente) y Atenas.

Hay que tener en cuenta que el Programa de fomento de la regeneración y renovación urbanas del Plan Estatal de Vivienda contempla 2.000 euros de gasto en urbanización por cada vivienda rehabilitada; es decir, en este caso la cuantía total debería ascender a 200.000 euros pero el acuerdo de la comisión bilateral recoge más de medio millón en total (571.5428,57 euros) para estas intervenciones.

Solo se ha actuado en uno de los dos barrios

La iniciativa de intervenir en el parque de viviendas de los barrios de San José y El Palo-Mirasierra ha partido del Ayuntamiento de Segovia pero en las dos fases que se han desarrollado hasta el momento a lo largo de la última década sólo se han beneficiado de las ayudas a la rehabilitación propietarios del primero y las obras de reurbanización se han centrado igualmente en calles de San José.

Hasta el momento el número de viviendas beneficiadas asciende a 416 y cuando se ejecute la tercera fase se superará el medio millar.

Ambos barrios están separados por la carretera de Valdevilla, un espacio urbanizado singular que, en la práctica, puede considerarse otro barrio.

San José, situado al suroeste de la ciudad, surgió como San José Obrero como resultado de tres promociones públicas de viviendas realizadas por la Obra Sindical del Hogar y por el Instituto Nacional de la Vivienda en la primera mitad de la década de los años cincuenta del siglo pasado. Se trata de una zona residencial con bloques de hasta cinco o seis plantas que se construyeron sin ascensor y con viviendas cuya superficie unitaria no supera los 60 metros cuadrados.

El barrio de El Palo-Mirasierra, actualmente sin representación propia vecinal a través de una asociación registrada, está formado por grupos similares de viviendas construidos en los años setenta, caracterizados “por la baja calidad constructiva” y la accesibilidad inadecuada, según los técnicos de las administraciones implicadas en el programa del ARU.

Ministerio de Fomento, Junta de Castilla y León (a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente), Ayuntamiento de Segovia y particulares han invertido hasta ahora más de cinco millones de euros en las dos fases desarrolladas y la previsión es que se destine más de dos millones de euros en la tercera fase que, si se cumplen los plazos, debe finalizar en 2022.

La inversión pública en ayudas a la rehabilitación de vivienda ascenderá entonces en esta zona a 3.688.937 euros.

LAS CIFRAS DE LA TERCERA FASE DEL ARU DE SAN JOSÉ-EL PALO MIRASIERRA

  • 100 viviendas
    33 el año que viene, 67 en 2021 y otras 67 en 2022.
  • 2.181.078,19 euros
    Es el presupuesto total, incluyendo impuestos, para todas las actuaciones previstas.
  • 346.668,21euros
    Es la cifra que tendrán que desembolsar los particulares que se acojan al programa de rehabilitación de viviendas.
  • 734.810,48 euros
    Es la aportación municipal que el Ayuntamiento de Segovia ha comprometido para el desarrollo de este ARU en los próximos tres años.
  • 912.550,03 euros
    La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, es la que aporta más dinero, ya que la política de vivienda es competencia principalmente de la Comunidad Autónoma.
  • 187.049,47 euros
    El Ministerio de Fomento, que diseña los planes estatales de vivienda, previa negociación y coordinación con las Comunidades Autónomas, contribuye en este caso con
    la menor cuantía económica.