Publicidad

Cuando todo parece moverse alrededor, conviene buscar apoyos que consigan equilibrar esa sensación y devolver la calma sin olvidar la realidad. La crisis sanitaria que vive el mundo está poniendo a prueba la fortaleza física y emocional de una sociedad que no esperaba este golpe y por ello no estaba preparada para encajarlo;  y ahora más que nunca es necesario buscar una cierta armonía interior que le fortalezca para reiniciar el camino andado.

La propuesta de Clara Herranz, terapeuta corporal energética y miembro de la Asociación Española de Psico-Somaterapia se basa en dos palabras : salud y armonía, donde a través de sesiones individuales y grupales se ofrecen canales para alcanzar el objetivo de interconectar la salud física y emocional a través de la terapia bioenergética. El confinamiento obliga ahora a esta terapeuta a evitar las sesiones presenciales en el Centro Aguaclara que dirige, pero a través de las nuevas tecnologías ofrece la posibilidad de realizar talleres online para proponer y enseñar métodos y sistemas relacionados con la bioenergética.

“Trabajamos tanto a nivel individual como de grupo,  -explica Herranz- a través de ejercicios de control de respiración consciente y relajación, con un sistema terapéutico psicodinámico que permite aumentar la capacidad de tensión física y mental y mejorar la salud y el placer”.

En estos días, las consultas a través de la web www.claraherranz.com y en el correo electrónico clara@claraherranz.com  han aumentado sensiblemente para la terapeuta, que colabora también con el Ayuntamiento de Segovia en algunas de las iniciativas puestas en marcha estos días a través de la Concejalía de Juventud.  Para Herranz, la clave en este momento es “desbloquear tensiones por falta de movimiento y de contacto con los demás y conectar con nosotros mismos a través de las sensaciones, y de forma piramidal con las emociones, las ideas y los pensamientos”.

El consejo en este tiempo no puede ser otro que “favorecer el autocuidado y no abandonarse”, lo que incluye ejercicio, buena alimentación, descanso y “acudir a los profesionales en busca de ayuda si es necesario, tal y como recomiendan las autoridades, porque hay canales de contacto gratuitos que pueden ser muy útiles”.