Fachada del Colegio de Arquitectos de Segovia./ KAMARERO

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl)  publicó este martes la información pública relativa al expediente de declaración del Palacio del Marquesado de Lozoya, situado en Segovia capital, como Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de ‘monumento’.

Y es que desde la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta se acordó conceder la apertura de un periodo de información pública de un mes, contado a partir del día siguiente al de la publicación del anuncio en el Bocyl, con el fin de que cualquier persona pueda alegar cuanto estime conveniente en relación a la declaración que la Junta pretende realizar del Palacio del Marquesado de Lozoya como BIC.

El Palacio del Marquesado de Lozoya, actual sede de la Demarcación en Segovia del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León Este, se encuentra situado la antigua calle Almuzara, hoy Marqués del Arco, de la ciudad de Segovia, según figura en el anexo de la información publicada este martes en el Bocyl.

Aunque su configuración actual es fruto de las importantes reformas sufridas en el siglo XVII, sus orígenes se remontan a la fundación, en 1574 por Santa Teresa de Jesús, del primer Convento de Carmelitas Descalzas. El edificio también fue residencia del que fuera regidor López Losa. Más adelante, la casa pasó a manos del Marquesado de Lozoya, de donde toma su nombre, y al mayorazgo de los Cáceres, por lo que también es conocida como Casa de los Cáceres o Casa del Mayorazgo de los Cáceres.

Su construcción, que sigue la tipología característica de palacio del siglo XVII de la ciudad de Segovia, conserva restos del antiguo edificio tanto en los muros del patio como en el artesonado de una sala de la planta baja, interesante ejemplo del románico civil en la ciudad de Segovia.

Por todo ello, la Junta estima que el Palacio del Marquesado de Lozoya constituye un relevante ejemplo de la arquitectura palaciega del siglo XVII de la ciudad de Segovia y, en la actualidad, tras sucesivas obras de rehabilitación llevadas a cabo entre 1982 y 1983 para su adaptación como sede de la demarcación en Segovia del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León, se encuentra en perfecto estado de conservación y conforma un singular espacio destinado a todo tipo de exposiciones o eventos relacionados con el ámbito cultural, motivos por los que se plantea su catalogación como BIC.