Sabor gallego para un nuevo comienzo

Tras su inauguración hace 11 años, el Hotel Santana, situado en Robledo, reabre ahora sus puertas de la mano de una nueva empresa de arrendamiento

Pazo de Robledo, S.L. se encargará de la explotación del negocio hotelero. / NEREA LLORENTE
Pazo de Robledo, S.L. se encargará de la explotación del negocio hotelero. / NEREA LLORENTE

Una vez que la pandemia parece empezar a dar tregua al sector hotelero, el Hotel Santana, situado en Robledo, abrió ayer de nuevo sus puertas. Hace 11 años, los hermanos Santana (Kike, José y Desiré) inauguraron la instalación. Pero la crisis sanitaria que afecta al país desde hace más de un año obligó a echar el cierre. A finales del mes de abril, sus propietarios firmaron un contrato de arrendamiento con una nueva empresa segoviana, Pazo de Robledo Sociedad Limitada que, a partir de ahora, se encargará de la explotación de las habitaciones y del restaurante, especializado en la gastronomía gallega.

Bajo la dirección de la accionista única y administradora de la sociedad, Cristina Pérez, el objetivo del nuevo proyecto es “hacer algo distinto de lo que se está haciendo en Segovia, donde no hay ningún restaurante gallego”. De ahí que hayan optado por servir platos típicos de esta comunidad, elaborados con productos del día; traen el pescado de las lonjas de Galicia, la ternera la compran directamente a los ganaderos y tienen obrador propio de pastelería.

Así, Pérez, que desempeñó labores de administración en el Santana durante dos años, espera que su iniciativa tenga buena aceptación entre los segovianos y los turistas, la principal fuente de ingresos del hotel. Los fines de semana ya alcanzan el 60% de ocupación. Esto les lleva a tener buenas expectativas y a confiar en que la decisión de la Junta de bajar al nivel de alerta 1, “anime más a la gente”, afirma Pérez.