hospital recoletas rocio cantalapiedra oncologa radioterapia
La doctora Rocío Cantalapiedra dirigirá la unidad de radioterapia de Segovia tras su entrada en funcionamiento. / EL ADELANTADO

La doctora Rocío Cantalapiedra es especialista en Oncología Radioterápica y dirige la Unidad de Radioterapia del Hospital Recoletas Campo Grande desde 2006. Tras la entrada en funcionamiento del nuevo servicio en Segovia, también comandará la futura unidad de radioterapia de la provincia. Con experiencia en el tratamiento de todo tipo de tumores malignos con radioterapia, se ha especializado en el uso de distintas técnicas de tratamiento, desde 3D o IMRT, hasta IGRT/ VMAT y SBRT, con especial dedicación al cáncer de próstata en todas sus fases, cáncer de mama, tumores digestivos, y tratamiento con SBRT del paciente oligometastásico.

— Es muy difícil imaginarse el funcionamiento de una unidad de radioterapia, pero veo necesario unas pinceladas para poder entender este servicio. ¿Qué nos puede comentar sobre el funcionamiento interno de una de estas unidades?

La realización de un tratamiento con radioterapia es un proceso complejo que requiere de la actuación de un equipo perfectamente coordinado.

El oncólogo radioterápico realiza una primera consulta donde se establece la indicación del tratamiento, la intención y se decide qué hay que tratar, la dosis y el número de sesiones. Posteriormente, los técnicos especialistas en radioterapia realizarán una TAC de simulación, donde se sitúa al paciente en la posición de tratamiento utilizando los inmovilizadores adecuados dependiendo de la localización.

En esas imágenes del TAC, el oncólogo tiene que contornear la zona a tratar, los órganos de riesgo y remitirlo junto a la prescripción del tratamiento al radiofísico, que realizará la planificación y determinará la técnica, la energía, campos de tratamiento, entre otras, para que el tumor reciba la dosis prescrita y los órganos de riesgo la menor dosis posible.

Durante el periodo de tratamiento se suelen realizar consultas de seguimiento al menos semanales por parte del médico y/o enfermera

Una vez evaluada esta dosimetría por el médico y aprobada, se procede al inicio de tratamiento en el acelerador y al tratamiento diario por parte de los técnicos con las correspondientes comprobaciones diarias del posicionamiento del paciente.

Durante el periodo de tratamiento se suelen realizar consultas de seguimiento al menos semanales por parte del médico y/o enfermera, para control de efectos secundarios, control nutricional, etc.

— ¿Cuántas personas se necesitan para que una unidad de estas características funcione adecuadamente y cuál es su organigrama?

Depende del número de aceleradores en la unidad, del número total de pacientes tratados y de la realización o no de técnicas especiales que conllevan un mayor tiempo.

Una unidad con un acelerador trabajando en dos turnos completos precisaría al menos de un administrativo, un auxiliar y/o enfermera y dos TER (técnicos en Radioterapia) para el tratamiento diario por turno, además de otro TER para realizar los TAC de simulación y según las recomendaciones de las sociedades, un oncólogo radioterápico por cada 170 pacientes/año (entre 2 y 3), y dos radiofísicos apoyados o no por un técnico dosimetrista.

— Sobre los tratamientos, es muy común asociar este servicio con el cáncer. ¿Qué enfermedades combate? Dentro de tumores y distintos tipos de cáncer, ¿hay algunos en los que los tratamientos radioterapéuticos sean más eficaces que otros?

Efectivamente, la radioterapia se emplea fundamentalmente para el tratamiento del cáncer, teniendo un papel muy importante ya que está indicada en aproximadamente un 65-70% de los casos, bien de manera exclusiva, complementaria a la cirugía o con intención paliativa.

La mayoría de los tumores pueden tratarse con radioterapia

La mayoría de los tumores pueden tratarse con radioterapia. Los más frecuentes en una unidad de radioterapia son los de próstata y mama, seguidos de pulmón, recto, otros tumores digestivos, ORL, ginecológicos, cerebrales, etc.

Además, la radioterapia tiene también un papel en el tratamiento de algún tipo de patología benigna como artrosis, queloides o fascitis, por citar algunos ejemplos.

— Hace años siempre se comentaba la agresividad del tratamiento radioterápico, ¿qué avances ha habido en los últimos años en esta tecnología en este asunto y en los demás?

Las nuevas tecnologías nos permiten ser más precisos, minimizando la dosis en los tejidos sanos adyacentes disminuyendo así la posibilidad de efectos secundarios. Por ejemplo, las nuevas técnicas de tratamiento como la arcoterapia dinámica o la SBRT consiguen concentrar la dosis en el volumen blanco y reducirla en los órganos de riesgo y la imagen guiada previa a cada sesión de tratamiento nos permite asegurarnos de la posición no solo del paciente, sino del tumor y de los órganos circundantes, para asegurarnos de que cada día se está administrando la dosis correctamente. Además, el sistema de control respiratorio nos permite adaptarnos a los movimientos respiratorios del paciente disminuyendo así los márgenes.

— Por último, conviene tratar los plazos. ¿Se mantienen para después del verano su entrada en funcionamiento?

El acelerador lineal ya está en Segovia y en estos momentos los radiofísicos están llevando a cabo los ajustes y las medidas necesarias para la puesta en marcha del equipo. Queda pendiente llevar a cabo las pruebas que nos exige el Consejo de Seguridad Nuclear antes de poder tratar a los pacientes.

No puedo concretar una fecha exacta porque la puesta en servicio del acelerador es muy compleja y necesita de las autorizaciones pertinentes

No puedo concretar una fecha exacta porque la puesta en servicio del acelerador es muy compleja y necesita de las autorizaciones pertinentes. Lo que sí puedo asegurar es que estamos trabajando intensamente por poder tener lista la unidad de Radioterapia cuanto antes.

— No sé si sabe que es una vieja demanda de los segovianos que durante años han tenido que desplazarse para poder recibir tratamiento, añadiendo a las dolencias el desplazamiento de cientos de kilómetros. ¿Por qué esta apuesta de Recoletas por Segovia?

Llevo muchos años trabajando en Recoletas y soy plenamente consciente de que en el espíritu de esta empresa está también en servir a la sociedad y colaborar en cuanto sea preciso y necesario para mejorar la vida de las personas que viven en las ciudades en las que estamos presente.

Sabíamos que en Segovia eran muchas las personas que urgían un servicio de radioterapia, nosotros teníamos la oportunidad de poder poner ese servicio a disposición de todos ellos en nuestro hospital y en ello estamos trabajando.

— ¿Algún mensaje para los futuros enfermos segovianos que vayan a ser atendidos en la unidad?

Transmitirles que somos un equipo que llevamos ya 15 años dando servicio a todos los pacientes de compañías aseguradoras de Castilla y León y en muchas ocasiones también de la sanidad pública a través de conciertos, y que como venimos haciendo en este tiempo, vamos a tratar de ofrecer el mejor servicio posible, colaborando con los médicos de referencia para tomar decisiones multidisciplinares en los comités de tumores, evitando retrasos en el inicio de tratamiento, coordinándonos para realizar los tratamientos concomitantes con quimioterapia en su momento, ofreciendo todas las técnicas disponibles para tratar de la forma más adecuada cada caso y con el mejor trato humano que es lo que siempre nos ha caracterizado.