Rosa Montero: “Me gustaría morirme muy viva”

La escritora valora el apoyo del público a su última novela ‘La buena suerte’ pese a ser una novela poco convencional tanto en personajes como en narrativa

Cuando han pasado dos semanas de la publicación de ‘La buena suerte’, en el número uno de la lista de ventas de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (Cegal), la escritora Rosa Montero afirma que le gustaría morirse “muy viva” y anuncia que tiene cuatro libros en plena creación.

En declaraciones a Efe antes de participar en una conversación con la escritora Nuria Labari, Montero asegura que este libro, el decimosexto que ha escrito de los considerados “mayores”, no es convencional, tanto en los personajes, como en la relación y en la voz narrativa.

Esto ha supuesto a quien ganó el Premio Nacional de las Letras Españolas, en 2017, lo que ella define como “escribir sin red, me sentí más insegura escribiendo que en las anteriores novelas, pero estoy muy contenta”.

La también periodista asegura que hacia tiempo que una novela suya “no tenía un recibimiento tan brutal, lleva dos semanas en la calle y siendo la primero en la lista de ventas de Cegal, en Argentina también está el número uno y en México saldrá el lunes”.

Además, la autora de obras como ‘Los tiempos del odio’ o ‘La carne’, asegura contar con “lectores muy entusiastas, están escribiendo cosas preciosas, una amiga de Facebook se ha inventado el verbo Raluquear, que viene de la coprotagonista, que se llama Raluca, ves que hay una relación muy viva de los lectores con este libro, estoy superfeliz”.

Confiesa que escribe “para entender la realidad, siempre sobre las mismas obsesiones, intentando poner luz en las sombras, perder el miedo a morir, expresar y atrapar el latido de lo que es la vida”.

La escritora comenta que su personaje Raluca dice que la buena suerte es querer tenerla, mirar la vida con otros ojos, remar a favor de ella, a lo que añade que “la vida es un caos, no somos dueños de nuestro futuro pero sí controlamos cómo respondemos a lo que nos sucede, es lo esencial”.

Sin embargo, quien ha escrito ‘La loca de la casa’ o ‘Historia del Rey Transparente’ dice que cree en la mala suerte y explica que conoce a gente que “tiene talento, que ha hecho todo perfecto, que es maravillosa, sale a la calle y le atropella un camión, pero la buena suerte hay que trabajársela”.

Ahora mismo prepara uno de sus “ensayos raros”, también medio ficción, sobre creación y locura, y luego está con la cuarta novela de su detective replicante Bruna Husky, que ya sabe por dónde va a ir, habiendo publicado hasta la fecha tres entregas: ‘Lágrimas en la lluvia’, ‘El peso del corazón’ y ‘Los tiempos del odio’.

Luego, añade la escritora y periodista, “está el huevecillo, poco desarrollado, pero palpita mucho, de una novela; y otro huevecillo de otro ensayo raro”.

Sobre la pandemia, esta mujer vitalista mantiene que “estamos pasando en todo el mundo un trauma brutal, en España ha sido muy duro, tenemos muchísimos duelos que hacer, esto no ha terminado, tenemos que llenarnos de paciencia y de esperanza en propia la fuerza”.

Montero añade que “queda mucho y todos arrastramos una pena dentro, es imposible no sentir el peso de esa angustia y de temor al futuro, no solo por la Covid-19 sino por las consecuencias económicas, son momentos tristes”.

Confía en que la sociedad aprenderá con esta experiencia pero incide en que “también sale mucho malo, gente tremenda, insolidaria, irresponsable, lamento mucho el panorama político que se está dando, envidio a los portugueses en su manera de unirse frente al dolor con conciencia de Estado y bienestar común, que es lo adulto”.

Ana Merino: “Tengo excelentes noticias, hay personas buenas”

La escritora Ana Merino ganadora del premio Nadal de novela en 2020 por su obra ‘El mapa de los afectos’ lanzó un mensaje de optimismo en su intervención en el Hay Festival al asegurar que “hay personas buenas y la continuidad de la humanidad se basa en esa esencia de bondad”.

La autora del ‘Mapa de los afectos’, que definió el libro como una obra coral donde el sustrato de la bondad construye toda la experiencia literaria, ha señalado en declaraciones a Efe que en la novela ha encontrado “un poso de madurez que me ayuda a dialogar en el mundo y eso me encanta”.

La también poeta, dramaturga y teórica española de la historieta, que ha charlado con el periodista Jesús Vigorra, ha añadido que “hay muchas bondades, no es un término plano, tiene muchas texturas y calidades, los conceptos de fraternidad, solidaridad, el amor, todo esto es bondad”.

Para esta escritora perteneciente a la ‘Generación Poética del 2000’, “la bondad está en darse a los demás como comunidad, es un poco lo que ha permitido la continuidad de la humanidad, hemos avanzado, nos hemos repuesto de las dificultades, hemos sufrido y nos entendemos como sociedad, la bondad ese el sostén del mundo”.

En épocas de mucho conflicto y crisis, ha añadido la autora del poemario ‘Los buenos propósitos’, “vemos cómo se potencian situaciones que quiebran la armonía de la bondad, pero hay una capacidad de reacción del ser humano hacia la concordia y los avances”.

A juicio de Merino, “las grandes pestes nos han marcado en la historia de la humanidad, ‘La Iliada’ empieza con una guerra en la que la forma de atacar al otro era llevándole una peste, esta situación es nueva para nosotros pero no para nuestros antepasados, que nos han dado lecciones continuamente de superación a través de la bondad”. La escritora y poeta ha matizado que el hecho de que “se invierta en investigación, medicina, educación y calidad de vida para todos es bondad, y las sociedades democráticas europeas han desarrollado estrategias para potenciarla”.

Al referirse a su novela, Ana Merino ha explicado que está protagonizada por personajes colectivos, es coral, “es ese juego entre las distintas edades, perspectivas, emociones y experiencias lo que crea una energía que permite el desarrollo de la comunidad”.

En la novela, de acuerdo con la escritora, “hay muchas dificultades, crímenes, un tornado, situaciones extremas que generan una reacción social de los personajes que tienen que buscar estrategias de supervivencia a las dificultades y encuentran un diálogo con los otros personajes”.

Merino concluye que “en la humanidad hay mucho sufrimiento pero, de nuevo, hay mucha capacidad para buscar estrategias para combatirlo y la empatía es esa capacidad para reconocer el sufrimiento ajeno y ayudar a su cese”.

Ganadora de premios como el ‘Adonais’ (Preparativos para un viaje), el ‘Fray Luis de Léon’ (Juegos de niños) y finalista del Gil de Biedma (Curación), doctorada en la Universidad de Pittsburgh con una tesis sobre el cómic en el mundo hispanoamericano, se considera una autora “muy poliédrica”.

Ana Merino asegura que no aparca nada a la hora de crear, “soy muy poliédrica, tengo esa habilidad de que cada forma de expresarme encuentra su lugar estético, llegué a la madurez y me di cuenta de que había cosas de que solo las podía encontrar en la novela y me lancé a hablar de los seres humanos”.