Virgen del Bustar en el presbiterio de la iglesia de Carbonero el Mayor.

Muchos son los métodos empleados desde antiguo con el fin de pedir a la divinidad correspondiente —según el lugar, el tiempo y la cultura oportuna— su intercesión para «conceder» los deseos de sus devotos. Estos «favores» podían corresponder a peticiones individuales y muy concretas o a otras de beneficio comunitario como la extinción de una peste o acabar con la falta de agua para regar los cultivos.

En la tradición cristiana, al menos en las formas que más han llegado a nosotros, estas peticiones solían combinar rezos y oraciones con diferentes actitudes, acciones o promesas que eran ofrecidas en muchos casos a las advocaciones locales como penitencia, ofrenda o compensación para que concedieran el auxilio requerido. Así, es habitual encontrar en sus respectivas ermitas diferentes exvotos personales que rememoran y agradecen intercesiones o milagros realizados.

Como ya he mencionado, son muchas las ocasiones en las que todo un pueblo oraba unido para pedir aquello que a su juicio precisaba intervención divina. Algo que no es únicamente del pasado, pues, como hemos podido vivir durante este tiempo de pandemia, la religiosidad se vuelve más visible en tiempos de necesidad y son muchos los municipios que, de una manera u otra, se han acercado a sus patronos para conseguir su intercesión.

De este modo, en Carbonero el Mayor, tal y como se ha hecho desde que tenemos constancia en los libros de cofradía, la Virgen del Bustar fue llevada desde su ermita a la iglesia parroquial, donde permanecerá junto a los vecinos hasta que pueda regresar «a su casa» con el correspondiente ritual.

En este ejemplo podemos reconocer una de las manifestaciones populares más habituales: acercar al pueblo durante un tiempo a aquellas Imágenes que se encuentran en ermitas situadas fuera del mismo para rezarlas y pedir que intercedan por sus devotos. En el caso de la Virgen del Bustar de Carbonero, encontramos en sus libros de cuentas diferentes ejemplos de esta práctica: «…Limosnas de Pan Roscas y rosquillas y otras cossas y aves Y algunas xoyas (joyas) que sse dieron a la Ymaxen de nuestra ssª del bustar estando en novena y rrogativa Por las muchas Aguas en el mes de mayo del dho (dicho) año passado de mil y sseiscientos y cinquenta y ocho…» (Libro de Cuentas Nº2 de El Bustar) o el recogido en la Imagen 2.

Como ya se ha mencionado, otro tipo de manifestación popular petitoria son las rogativas. Entendemos como tal las procesiones —con o sin la Imagen del santo al que los devotos piden que atienda sus súplicas— en las que los vecinos de la localidad rezan —normalmente al unísono cantando o recitando en forma de letanía— para que sus ruegos sean escuchados. Solían realizarse por los recorridos habituales del pueblo y dirigirse a las ermitas e iglesias del lugar o a los sembrados y cruces más cercanos.

Son muchas las causas que podían requerir de estas rogativas, como pueden ser las diferentes epidemias o, incluso, según se recoge en los libros parroquiales de Carbonero, «el feliz parto de la Reina» María Luisa de Parma —esposa de Carlos IV— en al menos uno de sus múltiples embarazos, el de 1789, cuyo éxito se conmemoró unos días después con «las debidas gracias a Dios por haber dado a luz (…) una Ynfanta».

Sin embargo, uno de los motivos más comunes es la necesidad de agua y lluvias en tiempos de sequía o simplemente para prevenirlos y tener una buena cosecha. De esta petición y costumbre se conservan interesantes y diversos ejemplos de letras y melodías de tradición oral, algunas de ellas casi idénticas pero adaptadas a la advocación local correspondiente.

A continuación, quiero mostrar parte de las letras para pedir agua que en Carbonero el Mayor han llegado a nuestros días gracias a la memoria de algunas mujeres que las cantaron de pequeñas junto a sus madres y abuelas. Aunque en Carbonero se hicieron rogativas a la Virgen del Bustar hasta bien entrado el siglo veinte —participando en ellas el pueblo en general e incluso los niños de la escuela— mención especial merecen aquellas canciones que dedicaban a la patrona las mujeres del barrio de El Altozano.

Gracias Maruja por transmitirme este importante legado y el sentimiento con el que tu abuela Claudia y la señora Ana cantaban sus canciones. Gracias también a aquellas personas que en su día escribieron las letras y a todas las que aún hoy recuerdan su melodía y hacen posible que no queden en el olvido.

Ayer tarde salí al campo y vine desconsolada al ver que los pajarillos con el pico piden agua. // ¿Quién es aquella señora que viene por La Solana? Es la Virgen del Bustar que viene a traernos agua. // A la Virgen del Bustar la tenemos en novena nueve días nueve noches para que riegue la tierra. // Virgen Santa del Bustar te pedimos con anhelo que nos des agua copiosa y que no vengan los hielos.

Buenas noches Virgen Pura, buenas noches Virgen Santa, a darte gracias venimos por habernos dado el agua. // Ayer tarde salí al campo Señora vine admirada al ver que los pajarillos de los charcos beben agua. // Qué bien relucen Señora las perlas de tus vestidos, así reluce ya el agua por los surcos de los trigos.

Sin excluir el celebrarse en otras fechas, desde antiguo las principales rogativas, llamadas también letanías mayores, eran las celebradas el día de San Marcos, 25 de abril. En los tres días que preceden a la Ascensión —celebrada en jueves— también se realizaban rogativas, en este caso conocidas como letanías menores.

Para finalizar el artículo transcribo las diferentes rogativas que en el año 1784 fueron recogidas por el párroco de Carbonero el Mayor y su Anejo Fuentes don Manuel Carretero, natural de Sacramenia. El sacerdote describe aquellas que ya sólo estaban en la memoria del pueblo y aquellas que era costumbre realizar cuando él estaba al frente tanto de la Iglesia de San Juan Bautista como de la de Nuestra Señora de la Asunción, situada a dos kilómetros y medio, en el Anejo. Además, distingue las funciones del cura beneficiado y el párroco, así como del semanero, que era uno de los anteriores alternándose por semanas.

Esta información ya ha sido parcialmente publicada previamente en el libro Historia del Santuario de la Virgen del Bustar, editado en 1989 por Dionisio Escudero Pascual. Se trata de un profundo e importante estudio de muchos aspectos relacionados con la Imagen, su ermita y las distintas prácticas que históricamente han marcado la devoción popular de Carbonero el Mayor a su Patrona. Si bien, este artículo recurre a la fuente primaria del manuscrito custodiado en el Archivo Parroquial del municipio, completando los datos ya conocidos:

Carbonero el Mayor – Año de 1784

Las Rogativas generales de la Yglesia se deven disponer por el Cura, y Alcaldes de Carbonero (…). Y en el Barrio de Fuentes se deven acordar por el semanero, y Rejidor de el. Pero no haviendo motivo ô causa justa para alterarlas la costumbre es que la de Sn Marcos en este lugar vaya al Humilladero, y en Fuentes al Circuito del Lugar.

La del lunes de Letanias aquí, y en Fuentes vaja a la Hermita de Ntra Sra del Bustar. La de el Martes va a la oja que este sembrada, o hasta el Humilladero ô hasta la Cruz, que llaman de Julian y en Fuentes ô a la Cruz de Carra Val de Cuellar ô a la de Carra Val de Conpadre. La de el Miercoles va Spre (siempre) a Fuentes desde Carbonero, y los de alli salen a recivirla a la salida del lugar. Si la Rogativa que va a la Hermita cae en dia de Fiesta se deja para el Martes sino lo fuese; y si el Miercoles fuese fiesta se va el Martes a Fuentes.

Tiene este Pueblo y su Anejo Fuentes de inmemorial costumbre las Rogaciones votivas que aquí se diran:

La primera solo en Carbonero es el dia de Sn Sebastian a Veinte de Henero, y esta va a la Hermita del Humilladero, y Buelve a terminar a la Yglesia. Esta quedó suprimida por el párroco en 1866 según recoge una anotación al margen.

La Segunda es el día tercero de Pasqua de Resurreccion. esta va desde carbonero a Fuentes; allí se sale a recivirla a la entrada del Lugar. termina con la misa Mayor que dice el Beneficiado y sin mas procesión se vuelven las insignias a Carbonero. Vicente Forcada, párroco de finales del siglo XIX, indica al margen: Tampoco esta la he conocido hacerse aunque llevo ya en Carbonero veinte y dos años sirviendo esta parroquia.

La tercera es el dia ocho de Mayo: en este dia van ambas Parroquias a la Hermita de Ntra Sra del Bustar. terminan con la misa que dice el Cappn del Consejo, y se buelven del mismo modo cada Pueblo a su Yglesia cantando el Rosario a Mª Ssma. esto mismo se hace el lunes de las Letanias, y el Miercoles de las mismas se vuelve la de Carbonero también cantando el Rosario.

Interrumpo la transcripción para destacar que esta es la única rogativa que sigue vigente en Carbonero. La mañana del día de San Miguel —fiesta de los Comisarios de la Virgen—, el párroco de la localidad, los Comisarios, Mayordomos y Priostes del año, así como los devotos del pueblo que quieran acompañar, van rezando las letanías y cantando diferentes canciones hasta la ermita de El Bustar. Allí, las Comisarias, Mayordomas y Priostes esperan su llegada con una vela en la mano para celebrar posteriormente el oficio religioso.

La quarta es el Martes de la Pasqua del Espiritu Santo (día en el que tradicionalmente se ha celebrado la Romería de la Virgen del Bustar hasta su posterior traslado al sábado que precede al Domingo de Pentecostés, Pascua del Espíritu Santo). En este dia vá el Cura desde carbonero, y el Beneficiado desde Fuentes con la Rogativa, que termina en la Hermita de Ntra Sra del Bustar con la misa que dice el Cappn del concejo. por la tarde se saca a Ntra Sra en procesión hasta el Pozuelo, y se asientan todas las mandas, que ofrecen los que la llevan en hombros de los que se dà el padrón cobratorio al Maymo (mayordomo) y volviendo Ntra Sra a su casa se la deja en las andas hasta el morir del sol que se la coloca en su trono, y se desaze la fiesta, recojiendo las Ynsignias, y volviéndolas sin procesión a sus respectivas yglesias.

Nota: Todas las dhas Rogativas se hacen después de la misa mayor de cada pueblo, y en todas es cargo del capellan del concejo la misa, que se dice despues de la rogativa; excepta la del martes de Resurreccion; pues esta termina con la misa Mayor de aquella Yglesia que regularmte tocara al beneficiado.

La quinta es el dia de Sn Antonio a 13 de Junio esta se hace en ambos lugares antes de la misa mayor, y en ella se hace la Bendicion de los Campos, y va en uno, y otro al Rededor del lugar.

Actualmente el día 15 de mayo se realiza una procesión con San Isidro presidida por los labradores de la localidad. Va hasta la primera hoja sembrada en las inmediaciones de la Cruz de Julián, desde donde se bendicen los campos.

La sexta es el dia de Sta Ana. esta aunque la acompaña la cofradía del Rosario, y su cera es Rogativa qe pertenece al concejo, y se hace solo en Carbonero sacando a Ntra Sra en procesión antes de la misa mayor por las calles del lugar. Esta tampoco se hace (anotación posterior).