Publicidad

Los disturbios en Chile motivados por la delicada situación sociopolítica que vive el país obligaron a trasladar la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU que iba a tener lugar del 2 al 13 de diciembre. Las Naciones Unidas decidieron que fuera Madrid la sede de la Cumbre Mundial del Clima, lo que ha obligado al Gobierno de España a un descomunal esfuerzo organizativo para albergar a las más de 20.000 personas de los más de 100 países que participarán en esta reunión internacional.
Por su cercanía con Madrid, Segovia apunta a convertirse en lugar de referencia para albergar a las delegaciones de los países participantes, poniendo al servicio de la cumbre sus cerca de 3.500 plazas hosteleras y toda su potencia gastronómica y hostelera para contribuir al éxito de este evento.

El Gobierno, una vez concretada la elección de Madrid como sede de la cumbre, comenzó a mover la estructura organizativa a través del bloqueo de plazas hoteleras en un buen número de hoteles de la capital, con el fin de contar con un número suficiente para poder satisfacer las necesidades de alojamiento de los participantes. Esta estrategia es común a la hora de preparar un evento de elevada participación, con la que en este caso el Gobierno reserva anticipadamente un porcentaje de habitaciones de hoteles a la espera de conocer los datos definitivos de número de visitantes.

Enrique Cañada, responsable del sector hotelero de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS), reconoce que el bloqueo de plazas suscitó unas expectativas “muy elevadas” sobre la repercusión de la cumbre en un sector que, salvo el puente de la Constitución, afronta las últimas semanas del año en temporada baja.
En este sentido, puso como ejemplo su propio establecimiento, el hotel Real Sirenas, donde el Gobierno, a través de las agencias operadoras, no ha concretado finalmente en reservas las plazas bloqueadas hace unas semanas, lo que hará que durante los días de la cumbre la ocupación no supere el 25 por ciento. “Del resto de establecimientos no tengo datos concretos sobre las reservas vinculadas a la cumbre –explica- pero nuestra impresión es que la organización de la cumbre va a intentar apañarse con las plazas hoteleras de Madrid”

Cañada precisa que el bloqueo realizado es algo “habitual”, y que finalmente la conversión de las plazas en reservas activas “depende mucho de la organización, ya que suelen aquilatar mucho la oferta para garantizar el alojamiento de todos los participantes lo más cerca posible de Madrid”.

Por su parte, Roberto Moreno, presidente de la AIHS, señaló que el puente de la Constitución no ofrecerá problemas, y las reservas realizadas garantizarán altos niveles de ocupación entre los días 5 al 10 de diciembre. En cuanto a la hostelería, indicó que puede verse más beneficiado por la presencia de los participantes en la cumbre, ya que pueden desplazarse de forma puntual a lugares limítrofes para disfrutar de la gastronomía durante las jornadas en los que la actividad sea menor.

Impacto

Desde el Ayuntamiento, la concejala de Turismo Claudia de Santos afronta con “tranquilidad” la posibilidad de recibir a los visitantes procedentes de la cumbre, y aseguró que la oferta de plazas en la capital “es la que es”, por lo que en caso de que se produzca una intensa demanda, “habrá que recurrir a otros establecimientos en un radio de 20 kilómetros de la capital tales como casas rurales o alojamientos turísticos”. En cualquier caso, señaló que las particularidades del trabajo de la cumbre harán posible también visitas puntuales a la ciudad en las que los restaurantes y bares serán los principales beneficiados. “Por su tipología, la hostelería es más flexible que el sector hotelero –explicó- y puede acomodar su oferta a la demanda a través de la ampliación de turnos de comida o cena, mientras que los hoteles tienen un número de habitaciones concreto con el que tienen que trabajar”.
Para medir el impacto real de la cumbre en Segovia, el Ayuntamiento realizará una recogida de datos sobre la ocupación hotelera y hostelera durante todos los días de la cumbre, que se cotejarán también con los del puente de la Constitución, con el fin de evaluar la respuesta del sector a una oferta que parece ser abundante.

Organización

La Cumbre se celebrará en IFEMA, donde ocupará siete pabellones que suman más de 100.000 metros cuadrados, a los que se suman otros 13.000 metros cuadrados de los centros de convenciones y salas de reuniones.
La distribución del espacio se dividirá en dos zonas: la zona azul, donde tendrán lugar las negociaciones y eventos formales de Naciones Unidas aunque España contará allí con una sala propia durante las dos semanas para realizar eventos dirigidos al público internacional.
Por otro lado, la zona verde se dedicará a la participación de la sociedad civil y contará con 3.000 metros cuadrados para la sociedad civil como la Acción Sectorial por el Clima, Sociedad civil organizada, Juventud, Innovación y Ciencia, Espacio Chile-España y el espacio “Ágora” Plaza Pública.
Además, las empresas dispondrán de una sala de conferencias para 150 personas y más allá del recinto ferial se activará el Eje Castellana Verde, que desde Atocha hasta Plaza de Castilla acogerá diferentes actos.

La Policía Nacional
tramita seis denuncias a apartamentos turísticos

La Policía Nacional en Segovia, en el marco de lo dispuesto por la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de Protección de la Seguridad Ciudadana, ha llevado a cabo una serie de inspecciones en varios apartamentos turísticos del casco urbano de la ciudad de Segovia, todos anunciados en diferentes páginas web del sector relacionado con el alquiler de hospedajes.

En esta ocasión, la actividad inspectora se centró en comprobar que los apartamentos turísticos cumplían con sus obligaciones sobre el registro documental de los viajeros alojados en sus dependencias, con la identificación personal fehaciente, mediante el Documento Nacional de Identidad (DNI) o cualquier otro documento oficial identificativo válido para viajar, de todos los usuarios del apartamento turístico, para su posterior envío a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado

Según informa la Subdelegación del Gobierno, el objetivo de esta actividad preventiva, que se extiende a hoteles, hostales, apartamentos turísticos, camping etc., no es otro que el de poder garantizar la seguridad ciudadana, a la vez que sirve como instrumento para detectar la posible existencia, si la hubiera, de actividades relacionadas con la hospedería, que operen al margen de los cauces legales establecidos para ello.

Fruto de la actividad inspectora se detectaron seis apartamentos turísticos que no cumplían con la obligación legal de registrar a sus clientes, por lo que consecuentemente no realizaban las oportunas comunicaciones a la Policía Nacional, motivo por el cual han sido propuestos para la correspondiente sanción administrativa.