Bares Abiertos Interior Coronavirus KAM4118
Muchos bares y restaurantes sin terraza abrieron después de seis semanas cerrados. / KAMARERO

Los bares y restaurantes de la capital, Palazuelos de Eresma y Carbonero el Mayor pudieron ayer reabrir los interiores y ofrecer sus servicios dentro de los locales. De esta forma, muchos de los negocios cerrados pudieron volver a la actividad con la esperanza de no volver a deshacer el camino andado.

En el caso de la capital, el cierre se ha alargado por más de 40 días, seis semanas para ser exacto, mientras que en Palazuelos han sido 35 días y tan solo una semana en Carbonero el Mayor. El cierre de interiores es especialmente dañino para todos esos negocios que no cuentan con terraza, o no es suficiente para hacer rentable la actividad, y para los restaurantes que centran la mayor parte del servicio en ofrecer su oferta gastronómica en grandes salones de interior.

Tras decaer ayer en estos tres lugares, la provincia tan solo mantiene las medidas excepcionales activas en el municipio de el Real Sitio de San Ildefonso, que mínimo hasta el viernes contará con el cierre de interiores vigente.

El sector acoge esta reapertura con “esperanza”, tal y como reconoce el presidente de Hotuse, Jesús Castellanos, que manifiesta que esperan nuevos avances tras el Consejo de Gobierno de mañana jueves. “Estamos esperanzados, no es un cambio radical y falta mucho camino, pero desde hoy han podido volver a la actividad muchos negocios que permanecían cerrados,” señala, dejando claro que la restricción era especialmente dañina con los negocios sin terraza y los restaurantes.

Castellanos no esconde que decisiones espera de la Junta, por lo que sostiene que desde el viernes tendrían que posibilitar mayores aforos en los locales hosteleros y levantar las medidas excepcionales en el Real Sitio. “Esperamos un reinicio sin pasos atrás, no hay que tener prisa pero el sector necesita poder trabajar para subsistir”, zanja el representante hostelero. Según su visión, la hostelería “empieza a ver la luz al final del túnel” tras más de un año de pandemia “que se ha hecho eterno”.

Castellanos mira al futuro con cierto optimismo y asegura que “el turismo volverá a Segovia” en cuanto las condiciones sean favorables, ya que “se llevan haciendo las cosas bien desde hace mucho tiempo” y los visitantes valoran las bondades que ofrece. En este punto, lamenta que en el primer fin de semana tras el estado de alarma, los turistas no hayan podido “ir a restaurantes ni ser atendidos” como se debiera, ya que los cierres de interiores imposibilitaban ofrecer todas las virtudes que los negocios tienen en su haber.