40 1 ultima web 1
A la izquierda, la figura del belén que fue robada en la mañana de ayer. / EL ADELANTADO

La alegría y el esfuerzo de los feligreses de la parroquia de San Andrés para ofrecer a sus convecinos y a todos los segovianos el magnífico belén que hace cuatro décadas adornaba las inmediaciones de la Iglesia ocupando el parque de la Plaza de la Merced se ha visto ensombrecida por un hecho muy similar al que motivó la decisión de guardar sus figuras en los sótanos parroquiales.

A pocas horas de concluir su exhibición al público, un acto vandálico volvió a tener como blanco el nacimiento, concretado en el robo de una de las figuras, de las pocas que se exhibían en el exterior del templo.

Según relata la Feligresía de San Andrés en sus redes sociales, minutos antes de la apertura del último día , un grupo de personas saltaron la tapia del jardín de la parroquia y se llevaron una de las dos figuras del nacimiento, que representaban a dos pastores junto al pozo. Los autores fueron vistos por varias personas, pero consiguieron huir, y hasta la fecha no se ha podido recuperar la figura robada. La feligresía lamenta en su muro de Facebook este hecho y confía en que “si alguien vio algo o puede ayudaronos, le agradeceríamos que se pusiera en contacto con nosotros”.

A buen seguro, esta incomprensible acción ha supuesto un mazazo para la parroquia, especialmente para el promotor de esta iniciativa, Gregorio Garrido, que junto a un grupo de jóvenes y con el apoyo del párroco Isaac Benito Melero decidieron recuperar este año el belén construido en 1984 con unas 35 figuras a tamaño natural representando a los vecinos con sus rostros, e incluyendo cerca de 40 ovejas.

Las figuras se encontraban almacenadas en la parte superior de la bóveda de la Iglesia, muchas de ellas muy descompuestas por aquellos actos vandálicos y por el paso del tiempo. A finales de septiembre comenzó su restauración con escayola que contó con la ayuda del pintor José Luis López Saura, encargado de devolver a las figuras los rostros de los vecinos de aquella época, así como los de las nuevas incorporaciones de algunos jóvenes feligreses que se unen a la representación.

El montaje del belén se dispuso este año en el interior de la iglesia, precisamente con el fin de evitar los ataques que en años anteriores causaron graves desperfectos a las figuras, pero el vandalismo ha vuelto a poner sus ojos en esta manifestación popular.