El portavoz del PP, Pablo Pérez, interviene en el pleno para recriminar al Gobierno municipal la gestión de la resolución del contrato para el aparcamiento de Los Tilos. / Nerea Llorente
Publicidad

La tensión y los reproches entre los grupos coparon este viernes el debate sobre la resolución del contrato firmado hace más de diez años para la construcción de un parking subterráneo en el paseo de Los Tilos, en la última sesión plenaria del año. Tras una votación ajustada, en la que Izquierda Unida –con su voto favorable y una ‘pinza en la nariz’– y Podemos –con su abstención– facilitaron la aprobación del trámite con el voto de calidad de la alcaldesa, el equipo de Gobierno logró sacar adelante un dictamen que zanja definitivamente la relación contractual con la concesionaria del proyecto y evita un nuevo pleito en la Casa Consistorial.

Alivio, por tanto, en el equipo de Clara Luquero, pero en ningún caso satisfacción. Y es que todos los grupos del pleno, sin excepción, reprocharon al PSOE las irregularidades procedimentales cometidas en la gestión del mencionado contrato.

Cabe recordar que para romper la relación contractual que el Consistorio aún mantenía con la empresa Isolux Corsán, la Corporación municipal ha tenido que validar dos dictámenes de forma paralela. El primero de ellos, centrado propiamente en la resolución del contrato relativo a la redacción del Plan Especial de Infraestructuras y posterior concesión de obra pública del proyecto de construcción y explotación del aparcamiento de Los Tilos, por la que el Ayuntamiento abonó ya 97.650 euros a la empresa. Y en segundo lugar, un reconocimiento extrajudicial de crédito, por valor de 95.600 euros, para el pago de unos trabajos realizados al margen del contrato y cuyo encargo efectuó de forma verbal el exalcalde Pedro Arahuetes, sin seguir procedimiento administrativo alguno –hecho calificado de irregular e incluso de ‘nulo derecho’ por la Intervención municipal y los servicios técnicos de Contratación–.

“PSOE e Izquierda Unida han votado a favor de una ilegalidad que cuesta al Ayuntamiento 95.600 euros. Ellos son responsables de su voto, pero lo que ha sucedido es un quebranto contra la administración y un ilícito contractual”, aseguró el portavoz del Partido Popular, Pablo Pérez, cuyo grupo votó en contra de la resolución del contrato del aparcamiento de Los Tilos –Cs se abstuvo– y del reconocimiento del crédito para el pago de los trabajos, junto a Ciudadanos.

De hecho, para la formación naranja, tal y como defendió su portavoz, Noemí Otero, el procedimiento irregular y al margen del derecho administrativo empleado para la contratación de los mencionados trabajos –ajenos al contrato del Plan Especial de Infraestructuras– constituye un “hecho presuntamente delictivo”.

El portavoz del Gobierno municipal, Jesús García Zamora, defendió, por su parte, la pertinencia del reconocimiento extrajudicial de crédito: “Que se haya hecho una contratación sin cumplir los procedimientos, no significa que no se haya producido realmente un encargo, que no se haya realizado o que el precio de mercado de los trabajos no sea incluso superior al que se va a pagar”.

En cualquier caso, “lo importante” –para el concejal socialista– es la culminación del proceso resolutivo del contrato con Isolux Corsán. “Era imprescindible que se resolviese para tratar de dar seguridad jurídica al Ayuntamiento y para tener muy claro cuál era la indemnización que correspondía pagar. La concesionaria estaba reclamando en los juzgados 1.280.000 euros y con la aprobación del dictamen ya no cabe ninguna actuación por parte de la empresa. El asunto está zanjado definitivamente”, expresó el edil y portavoz del equipo de Gobierno.