10 1nerea web
Un grupo de vecinos de la avenida de la Constitución se decidió ayer a regar algunos árboles de esta vía. / Nerea Llorente

No eran muchos, apenas media docena, pero de diferentes edades y muy preocupados por el estado del arbolado de la avenida de la Constitución, alarmados por la caída de las hojas antes del otoño. Por eso, ni cortos ni perezosos, se juntaron ayer a partir de las 12,30 horas del mediodía con unas cuantas garrafas y se dispusieron a regar unos pocos árboles de esta importante vía de la ciudad que desde hace unos meses está además en obras, algo que algunos vecinos implicados apuntan perjudica también a la vegetación.

Aunque se recojan por los servicios de limpieza, siguen cayendo hojas de los árboles porque no hay cuidado y falta riego. Esta es una de las puertas de la ciudad y la imagen que ofrece es muy desfavorable”, asegura un vecino de esta avenida.

Una residente del barrio de San Eulalia, Mª Jesús, señala lo que considera abandono del arbolado de la ciudad y, en general, de la limpieza de calles y aceras. Echa de menos los riegos o baldeos, “si no diarios un día sí y otro no, porque llegamos a casa, mascotas y personas, con los pies negros”. “La alcaldesa siempre se jacta de que vengan a la ciudad los turistas pero ¿qué van a pensar si la encuentran así?”, añade señalando las hojas marrones y secas en la acera.

Otra vecina de la avenida de la Constitución pide explicaciones a los responsables municipales: por el estado de los árboles, por las obras de las aceras y por iniciativas venideras como el carril bici, ya que considera que la información no está siendo adecuada y siempre con decisiones tomadas.

Como otros, insiste en la necesidad de podar los árboles de esta zona, de gran tamaño, entre otras razones porque limita u ocultan farolas del alumbrado público.

Medio Ambiente

Por su parte, desde la Concejalía de Medio Ambiente, el edil Ángel Galindo considera desafortunadas este tipo de actuaciones, aunque sean simbólicas y bienintencionadas, e insiste en que no es cierto que no se cuide el arbolado.

Desde los servicios técnicos de la Concejalía informan de que, con carácter general, el riego es una práctica recomendable para el arbolado en formación, “que no ha desarrollado eficazmente su sistema radicular para procurarse una alimentación hídrica”, pero “con el arbolado adulto y en suelos excesivamente compactados puede ser contraproducente porque puede generar situaciones de asfixia radicular”.

Añaden que la pérdida de hojas suele inducir a pensar que hay escasez de riego “cuando lo que hay es un exceso de compactación del suelo y falta de aireación, por lo que al regar se consigue el efecto contrario de lo que el árbol necesita” y “puede provocar un daño irreversible y la pérdida del árbol”.

Las especies de esta avenida, plátanos y castaños de indias, son además especialmente frágiles a los golpes de calor y la reacción natural es la caída de hojas.