red house
Red House, en un momento de su actuación en el Teatro Juan Bravo. / EL ADELANTADO

El Teatro Juan Bravo abrió este fin de semana su programación del segundo trimestre del año con una energética propuesta de jazz y blues que trajo a su escenario a bandas de reconocido prestigio nacional e internacional que ejemplifican lo mejor de los dos estilos.
El colofón a esta programación lo puso en la noche del sábado Red House, un grupo que tiene su origen en la disolución de los Flying Gallardos, y que, con Jeff Spinoza y Francisco Simón en el liderazgo de la banda, presentaron un blues elegante que cuenta con Manuel Bagües al bajo y Carlos Sánchez a la batería. Giras y colaboraciones con The Vargas Blues Band, Blues Brothers, Duncan Dhu, Antonio Flores o Tom Jones avalan a este grupo de músicos, que tiene un potente directo, reconocido entre los históricos de la escena del blues madrileño.

El miniciclo musical comenzó el jueves con la presencia del baterista cubano Michael Olivera, que junto a su grupo trajo desde el Caribe hasta Segovia la versión más fiestera del jazz; una en la que saxofones, trompetas y pianos juegan con los ritmos propuestos por la batería. El concierto sirvió como marco de presentación de su nuevo disco, ‘Y llegó la luz’.

El viernes fue el turno de Mike Sánchez, el músico británico de raíces españolas que más de tres décadas llevando swing, boogie-woogie y r&b a los escenarios de todo el mundo, Con una combinación entre explosividad, elegancia y creatividad, ofreció al público segoviano un espectáculo para evocar el sonido del rythm and blues más clásico.