Los familiares de don Hipólito Prieto posan junto a la placa que lleva el nombre del párroco. / Nerea Llorente
Publicidad

La mañana no hizo justicia a la alegría y emoción vividas en la inauguración de la que desde este sábado es su calle, su travesía; la de don Hipólito Prieto, primer párroco de Nueva Segovia, cuyo nombre ha quedado grabado en el barrio como eterno recuerdo y reconocimiento a su figura y su labor pastoral y vecinal.

Un reconocimiento que, coincidiendo con el primer aniversario de su fallecimiento, se desarrolló en un acto solemne y festivo en el que los numerosos familiares del del que fuera párroco de la iglesia de la Resurrección del Señor durante 27 años estuvieron acompañados del calor y la sentida admiración de más de dos centenares de personas.

Parroquianos, autoridades y vecinos –también alejados de la fe– participaron con su presencia en el homenaje a “un hombre bueno”. No fue difícil ver brillar los ojos de muchos de los presentes cuando la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, primero; y el obispo de la ciudad, César Franco, después, recordaron el carácter “dispuesto”, “sencillo”, “amable” y “prudente” de don Hipólito.

De abuelos a nietos, varias generaciones recordaron sus vínculos con el sacerdote; no en vano estuvo presente en muchos de los mejores y también más duros momentos de sus vidas. Los bautizó, confirmó, casó, acompañó en las despedidas a sus seres queridos, o simplemente apoyó cuando le requirieron ayuda.

Las emocionadas palabras de su sobrino, Fracisco de la Calle, en representación de toda la familia, con las que quiso corresponder y agradecer la entrega de quienes han hecho posible los honores que la ciudad ha brindado a don Hipólito cerraron el acto formal. Una labor iniciada por la asociación de vecinos de San Mateo, y respaldada por la asociación de vecinos de La Albuera, el grupo de Cáritas Diocesana, la asociación de fiestas de San Mateo o de la Cofradía de Santa Águeda, entre otros, y culminada de manera unánime por la Corporación municipal.

Los que lo vivieron no lo olvidan; para los que no tuvieron la oportunidad, queda la curiosidad de descubrir quien fue la persona que ahora da nombre a la anteriormente conocida como travesía de los Poetas, junto a la parroquia por la que tanto trabajó.