Sofía Busnadiego, Premio Extraordinario de Bachillerato, posa en el Jardín Botánico. / Lucía Luque
Publicidad

Sofía finalizó 2º de Bachillerato por la rama de Ciencias de la Salud el pasado mes con una nota media de 9,65. Además, en la EvAU obtuvo un 13,37 sobre 14, posibilitándole entrar en la carrera deseaba. El próximo curso comenzará en la Universidad Autónoma de Madrid estudios en Medicina cumpliendo, como confesó, uno de sus sueños.

El Premio Extraordinario de Bachillerato tiene la finalidad de otorgar reconocimiento oficial a los méritos de esfuerzo y trabajo de alumnos de bachillerato con excelente rendimiento académico. Se trata de una prueba académica que consta de tres ejercicios y que tuvo lugar en el IES Andrés Laguna el pasado jueves 13 de junio.

En el examen de Sofía, la primera fase se basó en un ensayo crítico sobre la educación, basándose en un total de cinco documentos. Posteriormente, para la prueba de lengua extranjera optó por francés. Finalmente, Química fue la materia de modalidad elegida.

La noticia de este galardón le pilló por sorpresa, obteniendo la puntuación más alta de Castilla y León en el curso 2018-2019 con un 27,65 sobre 30. En sus palabras, “no me lo esperaba para nada. Nos presentábamos gente muy buena y no me lo habría imaginado nunca”.

A pesar de que en Segovia se presentaron un total de 40 aspirantes, Sofía logró obtener la mejor calificación. Por este motivo y ante el asombro, pensó que había logrado una gran recompensa a todo el esfuerzo puesto durante el curso”.

El instituto segoviano IES Mariano Quintanilla consigue el premio una vez más, ya que el año pasado otro alumno de este centro también se llevó este importante premio. Como comentó Sofía, “en el instituto siempre nos han exigido mucho, pero a la larga esto ha hecho que adquiramos buenos hábitos de trabajo diario”.

En general, quiso destacar que, a la larga, estas rutinas desde la base han hecho que los alumnos salgan del instituto con tan buen nivel.

En este sentido, tanto la premiada como el resto de compañeros del centro han logrado unos conocimientos muy afianzados.

Como ella misma dijo, siente que su nota no es solo suya, sino también del centro por el esfuerzo que ponen cada año en todos y cada uno de los alumnos.

Sofía confesó que el instituto al enterarse de que por segundo año consecutivo un alumno de su centro obtenía este importante trofeo sintieron que, al fin y al cabo, ellos también recibían de algún modo ese premio.

El trabajo en casa ha sido un aspecto fundamental en los resultados obtenidos. Sus padres comentaron que, al igual que el centro donde estudiaba su hija, ellos también se han esforzado en fomentar buenos hábitos de trabajo diario. “Desde siempre ha estudiado mucho y ha sacado muy buenas notas, por eso la animamos a que se presentara a este premio”. Confesaron que la clave del éxito en su rendimiento académico es la organización y la constancia. “Al final no es el tiempo que se invierte en estudiar, sino más bien la calidad de ese tiempo”.

La galardonada también explicó que su vida es de lo más normal, como la de cualquier adolescente de su edad, sin nada extraordinario. “Salgo con mis amigos, no me paso todo el día estudiando. Pero sí es verdad que sé aprovechar muy bien el tiempo y consigo llegar a todo sin problema”.

En definitiva, la constancia ha sido esencial para obtener este premio de reconocimiento. Además, tener objetivos claros le ha facilitado mucho el camino.