hospital recoletas acelerador radioterapia SEGOVIA TRUEBEAM 1
Instalación del acelerador lineal para tratamientos de radioterapia./EA

El Hospital Recoletas pondrá en funcionamiento el acelerador lineal para tratamientos de radioterapia “en tan solo unos días”, según han informado fuentes del propio centro sanitario en una nota informativa emitida ayer con motivo de la celebración el  19 de octubre del Día Internacional del Cáncer de Mama.

Como muestra de apoyo a las mujeres que sufren o han sufrido esta enfermedad, todos los pacientes que acudan esta semana a los centros médicos y hospitales Recoletas recibirán una mascarilla y un lazo de color rosa. Además, se hará entrega de un díptico informativo para las mujeres pacientes con mensajes de concienciación sobre la importancia de la autoexploración y los chequeos periódicos.

Recoletas se solidariza con las mujeres que sufren cáncer de mama y con sus familias y quiere en esta fecha reiterar su compromiso con todas ellas. Un compromiso que se evidencia en “la decidida apuesta de este grupo hospitalario por contar siempre con los mejores profesionales médicos de Oncología y la tecnología más avanzada para el tratamiento de los cánceres de mama”, según consta en el comunicado.

Recoletas cuenta con el Instituto Oncológico del Hospital Campo Grande de Valladolid, único servicio de oncología integral de la sanidad privada en Castilla y León y con la Unidad de la Mujer, también en Valladolid. Cuenta, además, con un acelerador lineal para el tratamiento radioterápico de las pacientes con cáncer de mama en el hospital Campo Grande de Valladolid, “con otro acelerador en Segovia, que comenzará a funcionar en tan solo unos días”, y en breves fechas tendrá un tercer acelerador lineal en su clínica de Ponferrada, según explica el grupo hospitalario

Asimismo, Recoletas destaca que, a través de sus clínicas de Medicina Reproductiva, Vida Recoletas, ofrece gratuitamente un servicio de preservación de la fertilidad a todas las pacientes menores de 40 años diagnosticadas de cáncer en cualquiera de sus hospitales. Se trata de tratamientos de vitrificación de ovocitos que permiten a las mujeres con una patología oncológica, frecuentemente cáncer de mama, guardar sus gametos antes de recibir el tratamiento quimioterápico, para poder utilizarlos una vez superada la enfermedad y de esta manera lograr ser madres.

Desde Recoletas se anima a todas las mujeres a que acudan, al menos una vez al año a sus revisiones ginecológicas, ya que un diagnóstico temprano del cáncer de mama permite actuar más rápidamente y, en consecuencia, alcanzar una mayor probabilidad de curación.