Reclaman la retirada de las mascarillas con grafeno

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) urgió a la Junta de Castilla y León a retirar todas las mascarillas con grafeno por los posibles riesgos pulmonares que pueden tener según las últimas investigaciones médicas llevadas a cabo en países como Canadá.

Como informó el sindicato en un comunicado, algunos fabricantes asiáticos incluyen entre los componentes de las mascarillas FFP2 el grafeno, una sustancia que podría propiciar daños en los pulmones de respirarse a diario.

“Una notificación de la Gerencia Regional de Sanidad y circulares de las gerencias provinciales ya han solicitado su retirada, pero, en el día de este miércoles, centros de salud y servicios hospitalarios aún no tenían la información suficiente”, detalló el sindicato.

El grafeno es un material compuesto de átomos de carbono muy utilizado en diversas industrias por sus propiedades por ser muy ligero y resistente.

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) ha informado de la alerta lanzada por el Ministerio de Salud de Canadá, que ha comprobado que el grafeno se ha usado en la composición de la fabricación de algunas mascarillas, por lo que considera que existe la posibilidad de que los usuarios inhalen partículas de ese producto, algo que puede suponer un riesgo de toxicidad pulmonar, aunque aún se está a la espera de una evaluación científica completa y detallada.

Ante la alerta aparecida, CSIF exigió a la Junta de Castilla y León que “se informe e informe adecuadamente y con transparencia a los comités de Seguridad y Salud Laboral sobre estos riesgos, paralizando el uso o distribución de las mascarillas que contengan grafeno”, ya que, aunque Sacyl no las ha adquirido, sí han llegado a través de Ingesa.