Andén de la estación Segovia-Guiomar, de la red de alta velocidad ferroviaria, que concentra la salida de siete trenes Avant entre las 7.00 horas y las 9,22 horas. / Kamarero
Publicidad

El tren directo entre Valladolid y Madrid descarriló antes de que se debatiera la moción que el Grupo Socialista en el Ayuntamiento vallisoletano sacó adelante con la finalidad de introducir mejoras que beneficien a los más de 1.100 ciudadanos que se trasladan a diario desde la ciudad del Pisuerga a la capital del Estado, principalmente por motivos laborales, y luchar así contra la despoblación, según el argumento de los socialistas. Mientras tanto, en Segovia había estallado la polémica porque en esa moción se solicitaba inicialmente que un tren Avant no parase en la estación de Segovia.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Valladolid, Pedro Herrero García, poco después de iniciar su intervención para exponer el contenido de la moción, aclaraba que iba a retirar lo de Segovia alegando que esa mención aparecía en el texto “de una manera torpe”. “La información que teníamos era que iba lleno”, se supone que desde Valladolid, de ahí la confusión, según sus vagas explicaciones.

En este sentido, la moción ha llegado hoy al pleno con un punto en el que se reclamaba a Renfe que adelantara el horario de partida del tren Avant de las 6.23 horas desde la estación vallisoletana de Campo Grande a las 6.10 horas y no hiciera su parada, a las 7,00 horas, en la estación segoviana.

Usuarios habituales de este tren en la capital segoviana se movilizaron enseguida y ya ayer lunes pedían ayuda al Ayuntamiento de Segovia y a la Junta ante una medida que reconocían había indignado a la mayoría de viajeros segovianos.

Una de ellas, Silvia, aseguraba ese día que se trata de un convoy que inicialmente partía de Segovia con destino a Madrid a las 7,00 horas “y que ya llenábamos; después lo tuvimos que compartir con los de Valladolid, esperar en el andén… en invierno con cinco grados bajo cero y nevando… Llega tarde todos los días… y por consiguiente nosotros también a nuestros puestos de trabajo, y ahora leemos que la gente de Valladolid quiere directamente quitarnos nuestro medio de transporte”.

Asegura esta usuaria que el trayecto Segovia-Madrid “es más rentable” que el de Madrid-Valladolid e indica, sin especificar la fuente, que la estación Guiomar de Segovia sumó ocho millones de viajeros de Avant en 2018, mientras la de Valladolid “solo tuvo un millón y poco”.

El Adelantado se ha puesto en contacto con Renfe para conocer si esas cifras responden a la realidad pero todavía no ha obtenido respuesta.

Unanimidad

Todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Segovia se posicionaron inmediatamente en contra de la medida, antes de que se retirase de la moción que se estaba debatiendo durante la mañana en el consistorio vallisoletano. La alcaldesa, con una intensa agenda, utilizó las redes sociales (su perfil de Twitter y su muro de Facebook): “Es legítimo que las ciudades demanden mejoras en los servicios que reciben, lo que es inadmisible es que lo hagan en detrimento de otras”.

La regidora aseguraba, “en nombre de los segovianos y segovianas” que el Ayuntamiento iba a defender con contundencia “que Renfe mantenga la primera expedición del Avant Valladolid-Segovia-Madrid, con parada en nuestra ciudad”.

Desde el Partido Popular, su portavoz municipal, Pablo Pérez, utilizaba la nota de prensa para afirmar que “el PSOE de Valladolid demuestra una actitud egoísta e irresponsable con Segovia al intentar eliminar la parada del Avant de las 6.23 horas”·

Los populares calificaban de “desafortunada” la moción socialista y “totalmente contraria a la lucha contra la despoblación”, por lo que reclamaban a la alcaldesa “que hable con su homólogo vallisoletano, y además de su propio partido, para que deje de entrometerse en los servicios que se dan en otras provincias y se dedique a trabajar por la unidad del territorio y no a generar diferencias y divisiones”.

“Una llamada, al menos por cortesía y respeto, debería haber hecho el señor Óscar Puente –alcalde de Valladolid–; esto dice mucho de la forma de gestionar centralista e interesada del portavoz de la ejecutiva federal socialista”, añadían desde el PP.

También en Ciudadanos tuvo repercusión la moción de Valladolid. La portavoz del grupo municipal naranja, Noemí Otero, insistía en lo desafortunado de la propuesta socialista, “la intención que tienen algunos de aislar más nuestra provincia y demostrar la falta de solidaridad con lo que es la España vaciada”.

“Apoyaremos y estaremos del lado de todos nuestros vecinos segovianos que día a día utilizan el tren para ir a trabajar. Tenemos que aspirar a una igualdad en derechos y servicios y a la solidaridad de unos y otros. No puede haber discriminación y me parece nefasto y lamentable que a alguien se le pueda pasar por la cabeza y haya tenido el atrevimiento de sugerirlo y proponerlo de esta manera”, indicó Otero.

Ya por la tarde, la procuradora de Ciudadanos por Segovia, y secretaria tercera de la Mesa de las Cortes, Marta Sanz Gilmartín, criticaba la moción de los socialistas de Valladolid y la calificaba de “localista”. “La propuesta del PSOE de Valladolid no sólo atenta contra la vertebración de las provincias castellanoleonesas”, explicaba, “sino que va en contra de un servicio público que cientos de personas – turistas, trabajadores y estudiantes – utilizan cada día”.

También Izquierda Unida remitió una nota de prensa rechazando la petición de que el citado tren Avant no parase en Segovia y criticaba “rotundamente” esa reclamación del PSOE vallisoletano. “El mismo argumento que se esgrime desde Valladolid para la fijación de población todavía cobra mucho más sentido en nuestra provincia”, indicaba la formación, mientras que la concejala Ana Peñalosa insistía después de un acto público en que la opción que se defendía inicialmente en la moción socialista “va en contra de la lucha contra la despoblación”.

Por otro lado, desde IU Segovia rechazan “este tipo de propuestas que enfrentan a unas ciudades con otras y a sus habitantes. La ciudadanía y los pueblos de toda Castilla y León debemos colaborar y trabajar juntos para mejorar las condiciones de vida de nuestros vecinos/as en vez de provocar enfrentamientos”.

Por último, el portavoz de Podemos, Guillermo San Juan, utilizaba también las redes sociales para dirigirse al alcalde de Valladolid y decirle a través de Twitter “estoy seguro que hay soluciones para los viajeros vallisoletanos del Avant de las 6.23 horas que no perjudiquen a 300 segovianos suprimiendo la parada en Segovia-Guiomar del tren que utilizan a diario para ir a trabajar. Atentamente, un concejal segoviano”.

Más adelante, en declaraciones a los medios instaba al equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Segovia, y al resto de grupos municipales, a tomar una postura unitaria “en defensa de los segovianos que viajan a diario a Madrid”. Pedía, además, remitir un escrito a Renfe “para instar a buscar otras soluciones que beneficien a todos” y una declaración institucional del consistorio.

“En la lucha contra la despoblación no caben medidas localistas”, afirmaba.

Lo que sí se aprobó

La moción del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Valladolid fue aprobada, en algunos puntos por unanimidad y en otros con el apoyo de Valladolid Toma la Palabra, que forma parte del equipo de Gobierno. El pleno acordó así pedir a Renfe que adelante la salida del tren Avant desde Valladolid a las 6.10 horas (en lugar de las 6.23 que es el horario actual). También reclama a la operadora un abono mensual similar al regional para media distancia y que la Junte subvencione al 50% esos billetes.