Los autores de ‘Herencia de unos padres a sus hijos’ en el acto de entrega de su premio ayer. / EL ADELANTADO

La Diputación celebró ayer el acto de entrega del primer Concurso de Relatos Cortos contra la Violencia de Género, convocado hace un par de meses desde la Unidad de Igualdad, Género y Diversidad y enmarcado dentro de los actos y actividades que sirvieron para conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Con la sensibilización y la concienciación sobre la igualdad y contra la violencia de género como objetivos, y con los alumnos de las Aulas Sociales de la Diputación como únicos posibles participantes, el certamen recibía un total de 66 relatos escritos en los que se implicaban hasta 490 personas. De todos ellos, el jurado elegía ‘Herencia de unos padres a sus hijos’, del grupo de Aldealengua de Pedraza coordinado por la educadora Laura Hernández y compuesto por Juan Hernanz, Rosario Moreno, Paula Moreno, María Isabel Matesanz y Sotera Álvaro; un texto en forma de carta, en la que unos padres escriben a sus hijos adolescentes sobre los valores que han guiado hasta ahora sus vidas y les aconsejan conservarlos con el paso del tiempo, dejándose guiar siempre por el respeto y la libertad.

En las tareas domésticas, en los estudios, en el trabajo, en los momentos de fiesta, en los ratos con los amigos, en el amor, en la educación a los hijos… los padres de esta misiva invitan a sus hijos a ser “siempre un ejemplo de buenas personas, reconocidas por su humildad y honradez, siempre con la verdad por delante”. Considerando que la transmisión de esos valores es “la base de la vacuna y la mejor prevención contra la violencia de género” y también que la lacra de la violencia de género debe ser erradicada desde la educación a los hombres y mujeres del futuro, el jurado decidía otorgar a los escritores de este texto el único premio del concurso: una tablet para cada componente y una distinción especial para su educadora.

A cada uno de ellos ha querido agradecer el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, los importantes consejos que “no sólo dais a Diego y Olga, sino a todos los niños y jóvenes segovianos que, a partir de hoy, lean vuestro relato y, como bien escribís, entiendan que hay herencias mucho más importantes y valiosas que las de carácter material”.

También asistió la diputada de Servicio de Asuntos Sociales, Azucena Suárez, y la técnica responsable de la Unidad de Igualdad, Género y Diversidad, Virginia Gómez. Coincidieron en resaltar “el gran poder de la literatura como herramienta socializadora y como recurso educativo al alcance de todos los participantes del programa, quienes han sabido aprovecharla para reflexionar en torno al tema y compartir sus ideas con el resto de la comunidad”. “Un ejemplo de alfabetización emocional”.