El siniestro ocurrió hace más de seis años en la curva de A Grandeira. / EFE
Publicidad

La Audiencia Provincial de A Coruña ha decidido esta semana la reapertura de la instrucción sobre el accidente del tren Alvia ocurrido en julio de 2013 en Angrois (Santiago) para que el juez investigue la denuncia de un extrabajador que asegura que responsables de Talgo ordenaron el borrado de datos sobre averías del tren pasadas escasas horas del siniestro.

El auto al que ha tenido acceso Europa Press, con fecha del martes 12, deja sin efecto el cierre de la instrucción, que el titular del juzgado de instrucción número 3 compostelano, Andrés Lago Louro, decidió en diciembre de 2018, hace ya casi un año.

La sala considera que “resulta ineludible investigar los hechos expuestos” por la plataforma de víctimas, “tanto por lo que se refiere a la supuesta destrucción de pruebas como a la situación en que se hallaba el tren y su posible relación con el accidente, que ha sido uno de los objetos principales de la investigación”.

“Ello determina necesariamente la vuelta de las actuaciones a la fase de diligencias previas para que con la máxima celeridad posible se depuren estos hechos”, afirman los magistrados. De este modo, transcurridos más de seis años del descarrilamiento, que dejó 80 muertos, entre ellos el joven segoviano Curro García Liras, y 144 heridos en la curva de A Grandeira, el instructor deberá indagar sobre estos hechos.

Hasta el momento, están imputados el maquinista del convoy, que aquel día circulaba con un exceso de velocidad tras atender una llamada del interventor; y el exdirector de seguridad en la circulación de Adif, al que el juez atribuye la responsabilidad de una evaluación de riesgos deficiente en la línea.

La plataforma de víctimas del accidente del tren Alvia ha aplaudido la reapertura de la causa para “que se investiguen todos los hechos”, aunque los padres de la víctima de Segovia, Javier y Cristina, pertenecientes al colectivo, son conscientes de que la medida retrasará el juicio, a lo que se suma que el juez instructor ha pedido traslado a otro juzgado.

En cualquier caso, consideran necesario llegar hasta el fondo y no renuncian a reclamar las responsabilidades políticas por este grave siniestro.