Ramón Jáuregui, partidario de una reforma penal

El presidente de la Fundación Euroamérica participó ayer en el IX Ciclo ‘Valores y Sociedad’, donde defendió la revisión del delito de sedición, en lugar del indulto a los líderes independentistas catalanes

ramon jauregui
Jáuregui considera que “la política española debería ser capaz de ofrecer una mayor concertación". / ICAL

El que fue ministro de Presidencia durante el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, Ramón Jáuregui, se mostró ayer más partidario de una “aplicación retroactiva” de una reforma penal del delito de sedición que de los indultos a los líderes independentistas catalanes, sobre todo después de “una declaración tan rotunda del Tribunal Supremo”.

Jáuregui visitó este jueves Segovia para participar en el IX Ciclo ‘Valores y Sociedad’ organizado por la Fundación Valsaín y el Centro Europe Direct Segovia, del que fue primer ponente con una charla titulada ‘La Constitución del 78 ante la España de 2021’.
El que fue también vicepresidente del Gobierno vasco entre 1987 y 1990 analizó algunos aspectos de la política actual, como el conflicto catalán, para el que consideró que “la política española debiera ser capaz de ofrecer una mayor concertación”.

“Es muy lamentable que el sistema partidario español, en concreto PSOE y PP, estén tan separados, y que el PP haga una utilización tan partidista de un problema que acaba reclamando una inteligencia política, un mayor consenso entre los partidos políticos”, señaló.

Sobre la posibilidad de que el Gobierno opte por la concesión de indultos a los líderes independentistas como parte de una estrategia conciliadora con el sector nacionalista catalán, Jáuregui se mostró “más partidario de una reforma del código penal en la que se revisara el delito de sedición”.

En esta línea, vería favorable “asemejar este delito a otros tipo penales de Europa” e incluso incluir “una tipología penal contra la prevaricación constitucional, contra los actos que, desde el espacio político, se hacen contra la constitución y que no tiene por qué ser la sedición”.

Se trataría de “una aplicación retroactiva más favorable”, que podría producir “un efecto suavizador sobre el tema catalán”: “Yo sí creo que el Gobierno tiene razón en buscar una manera de suavizar la relaciones con Cataluña y manteniendo la firmeza en los principios de la Constitución, no a la autodeterminación, etc.”.

Preguntado por si esta fórmula tendría como resultado la salida de prisión de los líderes independentistas, Jáuregui señaló: “La aplicación de una reforma penal más favorable puede producir un efecto semejante sin tener que recurrir a los indultos”.

Bajo su análisis, es “razonable” que la política española ofrezca “una mano tendida” a un “problema político muy profundo” y que esta pase porque “los líderes políticos del procés estén en la cárcel el menor tiempo posible”.

Ahora, “adecuar el tipo penal de sedición a unas penas más suaves” le parece “más entendible” que el indulto, después de que se haya producido “una declaración tan rotunda del Tribunal Supremo”.