Tiny people with melting planet in background

El ser humano lleva muy poco habitando nuestro planeta. Los restos más antiguos atribuidos al Homo Sapiens fueron hallados en Marruecos y datan de hace 315.000 años, mientras que la edad de la Tierra es de unos 4.543 millones años. Es decir, si imagináramos que el origen del planeta se produjo hace apenas un año completo, el ser humano llevaría poco más de media hora aquí.

A pesar de este corto espacio de tiempo, y teniendo en cuenta que se trata de una especie animal más, nuestra capacidad para explotar los recursos naturales y degradar el medio ambiente convierte al ser humano y su modo de vida en la mayor causa de degradación ambiental. Su voracidad es insaciable, hasta el punto de que la modificación del planeta por nuestra especie llega por supuesto a niveles geológicos: el Antropoceno ya es considerada la ultima era geológica de la Tierra, marcada por nuestro paso por el planeta, que lo dejará sin duda degradado y lleno de cicatrices. Son muchas las señales de este impacto que a día de hoy pueden observarse por todos los rincones. Las noticias sobre fenómenos meteorológicos extremos y sus catastróficas consecuencias están a la orden del día.

En los últimos años hemos visto en nuestros televisores cómo se quemaban miles de hectáreas en el Amazonas, California, Australia o Grecia; hemos vivido el mes de julio con más incendios de la historia, incluso hemos observado imágenes del océano arder… También hemos contemplado tremendas inundaciones en Alemania y en China, en donde llegó a caer el equivalente a ocho meses de lluvia en tan sólo 24 horas, o imágenes de gigantescas bolas de granizo cayendo en muchas áreas de Europa. Y estos son solo algunos ejemplos, los más mediáticos, algunas de las innumerables señales que demuestran que la emergencia climática es un hecho, y debemos actuar de manera urgente, ya no solo por el respeto al medio ambiente, sino por nuestra propia supervivencia.

El IPCC (Panel Internacional de Expertos sobre Cambio Climático) de Naciones Unidas lleva décadas estudiando las tendencias del clima y cuáles son sus causas y consecuencias. Sus conclusiones son claras y contundentes: las principales causas del cambio climático están relacionadas con la actividad humana, basada en la acumulación de bienes y servicios por una población mundial creciente que, según Naciones Unidas, superará en 2025 los 8.500 millones de personas. Desde 1970 vivimos en deuda de recursos naturales, ya que cada año consumimos más recursos de los que el planeta es capaz de regenerar en el mismo periodo de tiempo. El día en que se agotan todos los recursos que la Tierra puede reponer de forma natural durante ese año se le conoce como Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, una efeméride que este año se alcanzó el pasado 29 de julio. Por tanto, desde ese día hasta que acabe 2021 estaremos viviendo a costa de los recursos del futuro. Pero estos recursos no se gastan al mismo ritmo en todos los lugares del planeta. El hiperconsumismo de los países ricos e industrializados provoca el agotamiento de los recursos naturales (¿cuántos años le quedan al petróleo, al coltán, al litio…?), la contaminación del planeta (del aire, el agua, el suelo…), la pérdida de biodiversidad y el cambio climático, entre otros graves problemas medioambientales.

¿Y qué podemos hacer para cambiar esto? Es hora de pasar a la acción. Existen multitud de personas y organizaciones en la provincia de Segovia que se movilizan y actúan contra la crisis climática y la degradación ambiental. Entre todas ellas cabe destacar la existencia de dos plataformas para conservar y mejorar el medio ambiente de nuestra región, que agrupan a varias de estas asociaciones e individuos: RASRed Ambientalista Segoviana (asociacionesambientalesg@gmail.com) y la Asamblea Segoviana por el Clima (segoviaxelclima@gmail.com), las cuales están abiertas a la colaboración de cualquier persona interesada. ¡Anímate a participar y formar parte del cambio!

Plataformas segovianas

sgxclima 1

Segovia por el Clima es un movimiento ciudadano comprometido con las medidas que debemos tomar en los próximos años para frenar el avance del cambio climático y no sobrepasar los umbrales críticos de “no retorno”. Nuestra mayor preocupación es el mundo que vamos a dejar a las próximas generaciones, con innumerables especies, ecosistemas y hábitats terrestres y marinos que desaparecen todos los días debido a nuestras acciones y falta de responsabilidad.

Consideramos que aceptar la realidad de la crisis climática, admitir las evidencias científicas, así como contribuir activamente al cumplimiento de reducción de las emisiones al que nos compromete el Acuerdo de París, es la única forma de proteger el bienestar de la población y del medio natural del que formamos parte.

Segovia por el Clima está integrada en la Asamblea Segoviana por el Clima, en la que participan gran parte de las asociaciones y colectivos sociales y de conservación de la naturaleza de Segovia. También forma parte de la Red Ambientalista Segoviana, plataforma nacida con la ambición de fomentar el aprendizaje y la colaboración ciudadana en la conservación del patrimonio natural de nuestra provincia, fomentando su uso responsable y trabajando para que los poderes públicos cumplan su papel en la defensa del interés común y eviten los abusos injustificables que, a día de hoy, tienen lugar con sorprendente impunidad.

Juntas vamos a encontrarnos mensualmente en estas páginas de El Adelantado de Segovia para compartir la actualidad medioambiental de la región.