Publicidad

La Academia de Artillería, el centro de formación de oficiales más antiguo del mundo, vivió ayer el acto de entrega de los certificados de haber completado los estudios a los alumnos de la 308 promoción de oficiales y la 45 de suboficiales del Arma, en una ceremonia militar marcada por las medidas sanitarias impuestas contra la pandemia, con la mascarilla como un elemento más de la uniformidad de los nuevos oficiales y suboficiales que hubieron de guardar también en la formación la preceptiva distancia social.

El acto fue presidido por el coronel director de la Academia de Artillería, Alejandro Serrano Martinez, acompañado por la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, y por miembros de la corporación municipal, aunque se ha reducido el aforo como consecuencia de las medidas contra el Covid-19, que impidió la presencia de público y medios de comunicación.

La crisis sanitaria fue el eje de las intervenciones ante los alumnos por parte tanto del director del centro de enseñanza militar como de la alcaldesa, que coincidieron en subrayar el caracter atípico de un curso marcado por el confinamiento y la enseñanza no presencial.

El coronel Serrano ha afirmado que “la Academia de Artillería se asienta en Segovia, orgullosa, desde hace ya 256 años; nuestro pasado, nuestro presente y también nuestro futuro nos vincula a esta querida ciudad que año tras año acoge a los alumnos y un día como hoy los despide honrándolos con este nombramiento y estableciendo así un vínculo que se mantendrá de por vida”.

Recordó así que ue la normal enseñanza presencial en la Academia se ha visto truncada durante tres meses, debido a la pandemia, dando paso a un sistema de enseñanza no presencial.

Este periodo, según el coronel Serrano, en el que se han completado los planes de estudio, “ha requerido una importante capacidad de adaptación y una elevada dosis de esfuerzo y dedicación por parte tanto de alumnos como de profesores”.

Por otra parte, en su opinión, “esta situación nos ha privado a unos y otros del contacto cercano tan necesario para una enseñanza que se centra, no solo en los contenidos teóricos o prácticos, sino también en los fundamentos morales y militares”.

Tras subrayar que, no es preciso detallar ahora las preocupantes noticias que nos llegan de diferentes puntos de España que recuerdan que sigue existiendo un riesgo real de contagio del virus, el director de la Academia de Artillería ha insistido en frenarlo “radica en la responsabilidad individual, y en nuestro caso también colectiva, actuando con la necesaria prudencia”.

UNIVERSIDAD DEL HONOR

Por su parte, la alcaldesa ha calificado a la Academia de Artillería como “Universidad del honor que tiene a nuestra ciudad como sede desde hace 256 años, y que ha sido y sigue siendo una de las referencias científicas y culturales de Segovia”.
Según Luquero, se trata de un centro de investigación que traduce obras científicas, con producción editorial propia, un centro del que salió el impulso para la renovación tecnológica de nuestros establecimientos fabriles, estimulando la modernización de nuestra industria.
Asimismo, la alcaldesa se ha referido a “un legado tan extraordinario como la ‘Biblioteca de Ciencias y Artillería’ o la ‘Colección de Minerales, Rocas y Fósiles’, una de las más antiguas del mundo”.