Juan Antonio Lopez Bas Ciudadanos
Juan Antonio López Bas, con un ejemplar de EL ADELANTADO en el Jardín Botánico. / NEREA LLORENTE

Desde el pasado mes de marzo, Juan Ignacio López Bas (Orihuela, Alicante, 1969), representa a su provincia como diputado nacional de Ciudadanos, en el que es su segundo periplo como parlamentario por la formación liberal. La pasada semana, visitó Segovia para conocer de primera mano los problemas de la provincia, y analiza en este encuentro con El Adelantado algunos de los temas más relevantes de la política nacional.

— Hace unos días publicaba usted un tweet en el que manifestaba su desconfianza con el acuerdo que PSOE y PP han llegado para la renovación de distintos órganos. ¿Cómo valora este acuerdo?

— Ese tweet obedece a la impresión de estos días en los que hemos visto como antes de este acuerdo tanto el PSOE en su día como el PP ponían como condición que se recuperara un sistema basado en el mérito y la capacidad, y en el caso de los jueces que fueran ellos mismos los que eligieran a sus representantes, que es algo que Ciudadanos siempre ha defendido. La sorpresa ha sido que el PP pactara con Pedro Sánchez determinadas cuestiones que hemos conocido hace escasos días cuando se nos decía todo lo contrario.

El PP debe recordar cuales han sido sus palabras en este tema, porque los verdaderos problemas de los ciudadanos no son renovar esos órganos de una manera o de otra, sino que se haga frente a los problemas económicos derivados de la pandemia, y los grandes partidos se ponen de acuerdo en esto y no en otras cuestiones.

Esa actitud del PP de querer captar a gente de Ciudadanos, que han abandonado esta formación porque creían en la lucha contra el sanchismo desde la unión del centro derecha y que ahora es capaz de pactar con Sánchez en cosas que no son las más necesarias en este momento.

— En Castilla y León, su acuerdo con el PP ha superado una moción de censura, pero en los últimos meses vuelven a bajar las aguas revueltas por la gestión sanitaria, y el PP de Ávila ha llegado a pedir la dimisión de la consejera de Sanidad, de Ciudadanos. ¿Hay riesgo de elecciones anticipadas en Castilla y León?

— En estas circunstancias, creo que no es una cuestión de riesgo, sino de números. Creo que en este momento Castilla y León tiene un gobierno estable, que funciona y que está plenamente asumido como bueno por la gran mayoría de los castellanoleoneses. Si hay alguien interesado en mover el árbol para que caigan determinados frutos, tendrá que asumir que puede que no caiga ninguno o que caigan más frutos de los que esperaba, y creo que someter al ciudadano a tener que elegir cuando no hay una situación de crisis en el Gobierno -y estoy convencido y sé que no la hay en el gobierno de Castilla y León- es una irresponsabilidad. Creo que Ciudadanos está cumpliendo sus obligaciones como socio de gobierno y quiero pensar que el PP también , y ambos partidos solo tienen en el horizonte llegar al fnal de la legislatura por el bien de los ciudadanos a los que gobierna.

—El vicepresidente Igea ha definido el pacto como sólido, pero en la moción de censura una procuradora de Ciudadanos puso en riesgo la estabilidad del Gobierno. ¿El transfuguismo es un riesgo latente que puede devenir en otras zonas de España?

— Respuesta Estoy convencido de que no. Es cierto que asistimos de vez en cuando vemos en las noticias de algún compañero que abandona las filas de ciudadanos y ponen en peligro alguna situación de mayoría en algún gobierno local, pero los gobiernos autonómicos en los que estamos participando son absolutamente estables, y esa estabilidad se le debe a la participación de Ciudadanos. Los compañeros que abandonan el partido y deciden tomar otro camino son quienes tienen que explicar las circunstancias, sobre todo porque nadie se está yendo gratis, sino incentivado por otras circunstancias que son ellos los que tendrán que explicar.

— Existe la sensación de que el PP quiere fagocitar a Cs poniendo sobre la mesa políticas para ocupar el centro derecha e incluso atrayendo a sus filas a algunos de sus dirigentes y cargos públicos para dar el paso hacia el PP.

— Creo que es legítimo que todo partido solicite el máximo de apoyos, para ganar unas elecciones uno quiere que le vote todo el que no le ha votado. Me parece legítimo que el PP y el PSOE quiera que los que han votado a Ciudadanos les voten a ellos, pero no me puede parecer tan legítimo utilizar determinados medios que van más allá de la elegancia política, y eso es algo que PSOE y PP tienen que hacérselo mirar, porque está pasando en determinadas zonas.

Nosotros tenemos que mandar un mensaje de tranquilidad a quienes han confiado en Ciudadanos, porque seguimos estando donde estábamos, en el centro político y liberal que quiere reformar este país y lo estamos demostrando donde gobernamos y donde no gobernamos, por lo tanto hay que transmitir un mensaje de tranquilidad y estabilidad.

— Sin embargo, los varapalos en Barcelona y Madrid y los resultados de las encuestas distan mucho de sostener ese mensaje de tranquilidad que quiere enviar.

— En este país se vota por dos circunstancias; porque llega el momento o porque hay una crisis de Gobierno. En ninguno de los casos donde gobernamos en Andalucía o Castilla y León no se dan ninguna de las dos circunstancias antes citadas. En otras elecciones, las situaciones las hemos analizado y hemos entonado el mea culpa por no haber sabido transmitir el mensaje a la población y provocar que mucha gente haya votado a otras opciones o se haya quedado en casa sins entirse animado a participar. Ahora el trabajo es volver a incentivar a todos aquellos que confiaron en nosotros para que lo vuelvan a hacer.

No mandamos mensajes distintos a los que hemos mandado siempre, lo que tenemos que conseguir es que lleguen y que calen y evitar que los cantos de sirena nos puedan afectar.

A nosotros se nos va criticar por gobernar o por no querer gobernar, el nivel de crítica al que nos somete la opinión pública y el escrutinio de otros partidos es porque hemos consolidado un espacio que queremos hacer crecer, y esa es la preocupación del bipartidismo. PP y PSOE no quieren a Ciudadanos, nos necesitan pero nos detestan cuando somos bisagra para el otro partido. Hemos propuesto grandes acuerdos entre los dos partidos, y ellos siempre han negado, pero seguiremos en ello.