La procuradora socialista por Segovia, Alicia Palomo. / EL ADELANTADO

La procuradora socialista Alicia Palomo solicita a la Junta de Castilla y León un cribado masivo para detectar posibles casos de Covid-19 entre jóvenes de la provincia de Segovia, tal y como se está haciendo en otros puntos de la Comunidad ante el avance de una quinta ola “que se está cebando especialmente con los más jóvenes” y está arrojando unas “cifras preocupantes”.

La nueva ola de contagios que está afectando especialmente a los jóvenes a quienes aún no ha llegado la vacunación, evidencia la necesidad de realizar este tipo de pruebas para poner freno cuanto antes a la escalada de contagios que estamos experimentando en nuestra provincia durante las últimas semanas”, subraya Palomo.

La procuradora socialista critica que la Junta haya realizado ese tipo de cribados en provincias como Burgos o Salamanca,donde se han detectado más de 200 positivos en cada uno de ellos“, y se niegue a realizar esta prueba preventiva en Segovia, muestra de que, según considera Palomo, “una vez más la consejería de Sanidad deja de lado a los segovianos“.

Por el momento, y según indicó la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia a este periódico, se descarta acometer un cribado masivo entre jóvenes de la provincia ya que las tasas de contagios todavía no alcanzan los niveles requeridos: “Segovia no cumple con los criterios“, insistían.

El presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, incidió la semana pasada en que la apuesta de la Junta de Castilla y León en su lucha contra el coronavirus sigue pasando por la realización masiva de test de cribado, “entre los jóvenes especialmente“, e incrementar el ritmo de vacunación. En este sentido, Palomo insta al Ejecutivo regional a “acelerar la vacunación entre los jóvenes“. Critica que solo el 5,05 por ciento de los segovianos entre 20 y 29 años y el 11,48 por ciento de las segovianas de ese rango de edad han recibido el ciclo completo de vacunación.

Además, hace un llamamiento para que estos jóvenes mantengan la prudencia, pero pide “no criminalizar ni estigmatizar a los jóvenes que, mayoritariamente, han venido manteniendo un comportamiento adecuado”. “Es cierto que en algunos casos estamos viendo conductas irresponsables, que debe cesar inmediatamente, pero tampoco es justo generalizar”, enfatiza.