Primeras reuniones entre Sacyl y Recoletas por la radioterapia

Ambas partes negocian un contrato de servicios que permita la derivación de pacientes desde el sistema público una vez que entren en funcionamiento las instalaciones de ‘La Misericordia’

7 1 WEB
Las instalaciones de radioterapia de ‘La Misericordia’ se encuentran al final del periodo de pruebas exigido por el Consejo de Seguridad Nuclear.

La entrada en funcionamiento del nuevo servicio de radioterapia en el Hospital Recoletas, conocido por los segovianos como ‘La Misericordia’, se encuentra cada día más cercano, hasta el punto de que en menos de un mes, si no se dilatan plazos, tendría que ser una realidad y comenzar con sus labores.

Este servicio es una vieja reivindicación de la provincia, que parece que por fin en noviembre se hará realidad, dando por concluida una reivindicación que se alarga por 15 largos años.

Responsables de Sacyl y Grupo Recoletas han mantenido varios encuentros durante las últimas semanas para acercar posturas que permitan la derivación de pacientes del sistema público de salud a las instalaciones privadas.

Aunque no ha trascendido demasiado de estas reuniones, fuentes cercanas a la negociación señalan que en estos momentos se está consensuando un primer contrato de servicios que permitirá las derivaciones mientras se termina de acordar el ansiado convenio.

Este contrato de servicios ya estaría bastante avanzado, concretando los pacientes de las zonas de salud que podrían ser derivados, las tarifas por paciente dependiendo del nivel de complejidad del tratamiento completo o los plazos máximos entre diagnóstico e inicio de la terapia.

Este contrato de servicios servirá de acuerdo durante lo que resta de 2021, ya que si las negociaciones avanzan en la dirección adecuada, según estas fuentes, la previsión es que a principios de 2022 ya esté cerrado y plenamente vigente el convenio, que continuará y ampliará lo marcado por este primer contrato de servicios.

Este primer pliego pretende permitir ‘estrenar’ a pacientes derivados de la pública las instalaciones de Recoletas, ya que podrán hacer uso de ellas desde que estén en funcionamiento.

Esta nueva información contradice las voces que hace algunas semanas retrasaban la llegada de pacientes del sistema público a las instalaciones del Grupo Recoletas por varios meses.

Este largo proceso para que Segovia disponga de unidad de radioterapia parece que va a llegar a su final para felicidad de todos y posiblemente pronto se tendrá algún anuncio oficial al respecto que ofrezca mayores detalles.

En estos momentos, la unidad de radioterapia se encuentran en el periodo final del mes de pruebas que demanda el Consejo de Seguridad Nuclear, por lo que la entrada en funcionamiento es muy próxima, cuestión de días. Esto fue confirmado hace unos días por la propia empresa sanitaria, ya que en un comunicado con motivo del Día internacional de lucha contra el cáncer de mama señaló que la puesta en funcionamiento del acelerador lineal se daría “en tan solo unos días”.

Según detalló la doctora Rocío Cantalapiedra, especialista en Oncología Radioterápica y directora de la Unidad de Radioterapia del Hospital Recoletas Campo Grande, en una entrevista en El Adelantado de Segovia, una unidad con un acelerador trabajando en dos turnos completos precisaría al menos de un administrativo, un auxiliar y/o enfermera y dos TER (técnicos en Radioterapia) para el tratamiento diario por turno, además de otro TER para realizar los TAC de simulación y según las recomendaciones de las sociedades, un oncólogo radioterápico por cada 170 pacientes/año (entre 2 y 3), y dos radiofísicos apoyados o no por un técnico dosimetrista.