Plaza Mayor de Coca, durante la reapertura del mercado. / NEREA LLORENTE
Publicidad
SERGIO RUIZ / SEGOVIA

El coronavirus ha demostrado que es capaz de condicionar la agenda social y cuando se olvida esta consideración, no tarda mucho en recordar quien marca la actualidad. Toda actividad se ha visto de alguna manera subordinada a la pandemia, y por más lejos que parece que está, vuelve a golpear cuando más sensación de seguridad se tiene de estar a salvo.

Coca y Nava de la Asunción habían tenido un verano placido en relación a la pandemia. Tras los grandes focos de marzo y abril, se había dado paso a un verano que, salvo casos aislados, no había dejado demasiados positivos. Sin embargo, el coronavirus seguía al acechó y tan solo se ha tenido que bajar la guardia un segundo para demostrar el principal peligro de este patógeno, su alta capacidad de contagio.

Fuentes cercanas a las localidades admiten que han sido varios los actos que han posibilitado la expansión del virus, pero todos señalan uno como el que mayor repercusión ha tenido, la celebración de una boda. Esta unión, oficiada en Nava de la Asunción y festejada en la vecina Coca es señalada, incluso por la Junta de Castilla y León, como la propulsora de los nuevos brotes que se han dejado sentir en toda la zona de salud pero con especial impacto en estas dos localidades.

La Junta de Castilla y León informa de que hasta el momento se han detectado un total de 23 positivos y mantiene en estudio a 18 contactos, cifra esta última que algunas fuentes conocedoras del foco elevan hasta el centenar y que estarían diseminadas principalmente entre ambas localidades y algunas poblaciones vecinas como Santiuste de San Juan Bautista.

Hace ya algunos días, el médico de Coca dio la voz de alarma a través de su Facebook, cuando pidió a los vecinos que permanecieran en sus casas ante el auge de los casos detectado en el área. “Si os había pedido precaución la semana pasada, hoy os pido que os quedéis en casa”, escribió Juan Manuel Garrote.

Vecinos de la localidad advierten que aunque el principal incremento de los casos y el inicio de los brotes se debe a la celebración de la boda, no ha sido la única situación que ha propiciado su propagación, ya que también se señala a la celebración de un funeral y a los ‘botellones’ como facilitadores de la transmisión.

El alcalde de Nava de la Asunción, Juan José Maroto, considera que la localidad “está bastante preocupada” ante el auge de los casos y admite que “después de un verano divino”, donde no se han detectado casi contagios, se “ha bajado la guardia”, lo que ha propiciado la aparición de los brotes.

El regidor señala la importancia de las medidas de protección y seguridad contra la Covid-19 y espera que la situación por la que está atravesando Nava de la Asunción y Coca en la actualidad “sirva de ejemplo para que todos sepan lo peligroso que es este virus”, mientras pide a la población limitar al máximo las “reuniones masivas”. Maroto considera que aunque “hay que seguir viviendo sin miedo”, esto no está en conflicto con respetar al coronavirus y actuar siempre con cautela y siguiendo las normas.

En la actualidad, Nava registra muy poca gente por la calle y se ha hecho un llamamiento desde el Ayuntamiento para que se evite al máximo el contacto social y otras situaciones de riesgo. Así, el alcalde asegura que los vecinos “están permaneciendo en casa”, por lo que de momento el Consistorio no “contempla ninguna medida de mayor calado”. “Los afectados no están muy mal y de momento los casos no han revestido gravedad”, recuerda.

Maroto comenta aliviado que el brote “se ha manifestado muy pronto”, lo que ha permitido que esté “muy localizado” y evitar la posibilidad de que la población tenga que ser aislada, consideración en la que ha coincidido con el delegado de la Junta en Segovia, José Mazarías, con quien mantuvo una conversación ayer sobre la situación de la localidad. “Estamos en una situación diferente y por tanto se va a hacer un tratamiento diferente”, concreta, rechazando que en este momento se esté planteando el confinamiento como sí se produjo en Carrascal del Río o Cantalejo.

La Junta reserva pedir el aislamiento tan solo para las localidades que muestran una transmisión comunitaria descontrolada. Por tanto, esta situación se daría tan solo si se detecta que los brotes no han sido delimitados y se estuvieran produciendo contagios sin que se pueda establecer su origen.

La zona básica de salud de Nava de la Asunción presenta 58 PCR positivos en la última semana (65 en los últimos 14 días) y muestra una incidencia de 59,94 positivos por 10.000 tarjetas sanitarias.

Menor preocupación levanta la localidad de Riaza, que tras contabilizar cuatro focos en las últimas semanas ha conseguido que la enfermedad no se extienda y se aleja de la posibilidad de que se la aísle.