parking-jose-zorrilla-PP
Los representantes del PP en el Ayuntamiento, hace unos días, denunciando la situación del parking de José Zorrilla. / N. LL.
Publicidad

Desde el Grupo Municipal Popular hicieron público ayer un comunicado en el que piden al equipo de Gobierno que sean al menos dos técnicos quienes valoren las ofertas presentadas para la contratación del nuevo servicio de transporte urbano, “a la vista de los problemas que los socialistas están teniendo con los procesos de contratación, en aras de la transparencia y la claridad y con el fin de evitar cualquier problema o recurso futuro”.

Los populares defienden “un proceso con garantías y a largo plazo y más cuando se está ante uno de los contratos más importantes de los que se gestionan en un Ayuntamiento tanto a nivel social como económico. A la hora de la valorar las ofertas de las empresas en el contrato de transporte público, la parte subjetiva tiene mucho peso en la puntuación final”, por lo que, argumentan, “el criterio de una única persona podría generar problemas”.

“Estamos hablando de un servicio público que afecta a todos nuestros vecinos y de un contrato valorado en más de 70 millones de euros en sus 10 años de duración”, recuerda la portavoz popular Raquel Fernández, quien señala que “desde el PP lo que queremos con esta propuesta es ganar en transparencia y objetividad y sobretodo evitar retrasos por posibles recursos en un proceso que ya lleva de por sí mucho retraso acumulado. De esta manera lo que tendríamos es un proceso con mayor rigor, seriedad y garantías”.

Para los populares debería ser una práctica habitual contar con la opinión de varios técnicos a la hora de valorar y puntuar las propuestas que se presentan en cualquier proceso de contratación, lo que contribuiría a dar una mayor garantía al mismo, tanto a nivel interno como a nivel de quienes se presentan.

El principal grupo de la oposición recuerda que el proceso de tramitación del nuevo contrato del transporte público para Segovia “no está siendo precisamente un buen ejemplo de modelo a seguir, sino todo lo contrario. Comenzó tarde, acumulando un retraso tras otro, actuando los socialistas de manera improvisada, y dando la alcaldesa, Clara Luquero, plazos y fechas que nunca ha cumplido y con constantes contradicciones en sus declaraciones. En definitiva, un proceso caótico, de dudosa transparencia y con clara intención electoralista”, indican los populares.

“Con estos antecedentes y con algunos de los procesos selectivos y de contratación cuestionados durante la gestión socialista en estos últimos años, es de entender, además de un ejercicio de responsabilidad, que exijamos rigor y este tipo de garantías”, concluyen.