Postigo extiende la responsabilidad en el ‘caso Soldado Español’ al Gobierno Arahuetes

Dice que el PSOE “no hizo nada” en nueve años para corregir el error de 1993 y evitar la fuerte indemnización por la ocupación ilegal de la finca.

Lejos de pedir perdón, como había pedido al PP el alcalde, Pedro Arahuetes, el portavoz popular y jefe de la oposición, Jesús Postigo, considera que el Gobierno socialista es también responsable de la fuerte indemnización que deberá hacer frente el Ayuntamiento por el “caso Soldado Español”; la ocupación “ilegal” de una finca en 1993 por parte del Ayuntamiento para conectar la calle Soldado Español y la avenida de Padre Claret.

“No eludo la responsabilidad [del PP], pero habrá que compartirlas entre los sucesivos gobiernos municipales, porque en los últimos nueve años los equipos socialistas no han hecho nada para solucionar el problema”, dijo Postigo, el pasado viernes, en rueda de prensa.

Arahuetes reclamó al PP que pidiera perdón por las ‘negligencias’ que, según dijo, cometieron los populares cuando gobernaron; como en la calle Soldado Español, cuando, bajo gobierno del popular Ramón Escobar, se ocupó una finca de forma ilegal, sin abonar ninguna cantidad por expropiación forzosa a sus propietarios. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) han dado la razón, en dos sentencias, a la propiedad, de manera que el Ayuntamiento, a la espera de que el mismo tribunal dictamine el precio de expropiación de la finca —de 591 metros cuadrados— deberá desembolsar entre 300.000 euros, como mínimo, hasta cerca de 7,5 millones, en el peor de los supuestos para los intereses municipales.

Informes técnicos

Postigo, como ya hiciera el ex alcalde, Ramón Escobar, en declaraciones a EL ADELANTADO, indicó que “al parecer hubo una decisión política en base a unos informes técnicos y con posterioridad se vio que, quizá, no era la mejor decisión”

“No eludo responsabilidad de que aquella decisión quizá no fue la mejor, pero el PSOE gobierna desde 2003 hasta ahora y en estos nueve años no ha hecho nada para solucionar este problema”, dijo Postigo, para quien “habrá que compartir responsabilidades entre todos los gobiernos municipales en estos 19 años”.

Para el portavoz popular, “estos temas se pueden solucionar” —en alusión a una posible negociación con la propiedad que hubiera evitado la vía judicial— pero “hace falta voluntad política, la que no ha tenido Arahuetes”. Según Postigo, si la última sentencia del TSJ condena al Ayuntamiento a abonar los intereses de demora durante los 19 años transcurridos “al menos los de 9 años es fruto de una decisión política” de los Gobiernos socialistas que, según dijo, “han judicializado” la vida política municipal.

“Si se hubiera querido —continuó— se hubiera solucionado, con una negociación no se habría llegado a los tribunales”.

Postigo quiso exculpar a Escobar del error, al indicar que si el entonces alcalde hubiera adoptado una decisión en contra de los informes técnicos “hubiera incurrido en prevaricación”; el mismo argumento, según dijo, que ha manifestado Arahuetes para justificar la licencia al polémico edificio de la calle de San Marcos. “Es imposible que los planes urbanísticos sean perfectos, pero un alcalde tiene prerrogativas para llegar a acuerdos en beneficio de la ciudad”, dijo Postigo, en referencia al caso de la calle Soldado Español como el relativo al polémico inmueble de San Marcos, que está amparado por el planeamiento urbanístico.