Campus de Segovia ‘María Zambrano’. / Alberto Morala

Las sinergias entre la escuela y la Universidad sirven para generar experiencias enriquecedoras y beneficiosas, también útiles para estudiantes y profesorado. Los contactos e intercambios que se puedan generar entre la escuela y la Facultad de Educación tienen una gran relevancia, al poner en contacto a esta última con la realidad de las aulas. Por ello, varios profesores del Grado de Primaria han querido generar momentos de encuentro que hagan posible ese contacto real, comprometido, formativo y enriquecedor, mediante experiencias de éxito que beneficien a toda la Comunidad Educativa.

Por un lado, estos contactos con la escuela, realizados desde el Departamento de Didáctica de la Expresión Corporal traen ya un bagaje previo, dilatado en el tiempo, desde asignaturas del Grado de Infantil y Primaria, siendo de gran importancia para nuestros futuros docentes. Se trata de un lugar de experimentación y aprendizaje de sus ideas, una fuente de reflexiones para sus trabajos diarios, además de ofrecer prácticas en situación educativa real para contribuir a aprendizajes auténticos. Gracias a este aprendizaje vivencial comienzan a replantearse su posición e identidad como futuros docentes. Y es que podemos pensar que ser docente puede que sea tarea fácil, pero ser un buen docente lleva implícito muchas otras cosas que se deben trabajar, aprender y practicar, no siendo tan sencillo como se cree.

Por otro lado, enriquecernos mutuamente entre maestros, compartir lo que hacemos, trabajar juntos, observar y poner en común con todos los niños y niñas que participan en estos encuentros y sesiones, es un verdadero privilegio que no podemos dejar de compartir.

Sin embargo, la llegada de la pandemia nos cambió esta realidad. Desde muchas otras asignaturas se realizaban estas experiencias prácticas en los colegios. Con la llegada del Covid todo esto se paralizó. Dos años después, se vuelven a retomar estos contactos tan valiosos. Así nacieron varias de estas iniciativas para promover nuevas relaciones entre escuela y Universidad.

Desde el departamento de la Facultad de Educación de Segovia: Didáctica de la Expresión Corporal se cree en la transversalidad de la Educación Física como elemento imprescindible para la formación de nuestro alumnado y adquisición de valores adecuados para la vida en sociedad. Por ello, estas experiencias de éxito realizadas con los colegios, desde diferentes asignaturas, vemos que les hacen conectar sus vivencias formativas de la Universidad con su futura identidad profesional, teniendo contacto real con los escolares de Primaria. Todo este repertorio de experiencias generadas estos años atrás y ahora, después de la covid, que se empiezan a recuperar, dan mayor calidad a la Comunidad Universitaria y a su entorno. Muestra de ello son algunas de las jornadas celebradas recientemente:
El 28 de marzo estudiantes del Grado de Primaria participaron en un ‘Encuentro Intergeneracional’. Estos encuentros han contado también con la participación de escolares de diversos colegios de Segovia (10-12 años), de modo que el encuentro se convierte en intergeneracional en una triple dimensión: escolares de Primaria, personas mayores de los centros sociales de Segovia y jóvenes universitarios de la Facultad de Educación, que son los que coordinan las actividades, al mismo tiempo que participan en los encuentros.

Resulta especialmente entrañable observar cómo niños de 10-12 años comparten juegos y actividades con personas mayores, habitualmente de 60-70 años, pero algunas incluso octogenarias. La comunicación y el intercambio que tiene lugar con esta actividad permite generar la empatía y cercanía entre colectivos de edades tan diversas. Desde la perspectiva del colectivo que organiza la actividad, el grupo de estudiantes de Grado, el principal interés se centra en la riqueza cultural que se puede obtener a través de este intercambio entre generaciones. Es importante señalar que la actividad física no tiene limitación con la edad, todo el mundo, con las lógicas adaptaciones, puede hacer actividad física que es, un ‘bien común’ al que todos tenemos derecho y acceso.

El 30 de mayo estudiantes de 2º y 3º de varias asignaturas del Grado de Primaria congregaron a más de 140 estudiantes de Primaria de varios centros educativos de la localidad, con la intención de promover ‘Una vida activa’. Tras una pandemia que dejó a los niños y niñas sin sus tiempos de juego al aire libre, que limitó su comunicación a verse a través de pantallas, que hizo que los patios estuvieran fragmentados sin dejar espacio para los juegos o que solo pudieran relacionarse con determinados ‘grupos burbuja’, nació esta iniciativa. Así, nuestro alumnado planificó una jornada de mini talleres sobre diferentes temáticas como la expresión corporal, la orientación deportiva, los montajes rítmicos y el baile, promoviendo una Educación Física activa para todos que generó adhesiones fuera del marco escolar y promovió el placer de poder ejercitarse en su práctica. Una jornada en la que el alumnado en formación, los maestros de los colegios y todos los participantes consiguieron compartir un proyecto común, dotado de grandes momentos creativos y colaborativos, llevado a la práctica con gran entusiasmo.

Gracias a todos los maestros y maestras que abren sus puertas del cole a estas experiencias. Esperemos que no pare esta sinergia.


Manuel Manrique Benito, Lucía Benito Hernando y María Teresa Archilla Prat, docentes Facultad de Educación de Segovia.