El presidente de la delegación de Segovia Jesús Arévalo recibe la Medalla al Mérito de la Real Hermandad./M.G.
El presidente de la delegación de Segovia Jesús Arévalo recibe la Medalla al Mérito de la Real Hermandad./M.G.

Tras acabar su vida de servicio activo, son muchos los profesionales de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil que siguen manteniendo el vínculo con el Ejército a través de la Real Hermandad de Veteranos, cuya delegación en Segovia acoge a un total de 312 militares y guardias civiles. La festividad de su patrón, San Hermenegildo, es el acto central de la Real Hermandad, que cada 13 de abril congrega a los militares retirados para disfrutar de una jornada de convivencia; pero este año la celebración hubo de posponerse unos días debido a la coincidencia con el Miércoles Santo, y fue este miércoles cuando en la sede de la Academia de Artillería tuvieron lugar los actos conmemorativos de la efeméride.

Tras la celebración de una misa solemne oficiada por el capellán castrense Luis Miguel  Muñoz en la capilla del centro de enseñanza militar, el salón de actos albergó el acto de entrega de los premios y distinciones correspondientes a los años 2020 y 2021 que no se pudieron dar por la pandemia, así como los del año en curso.

De este modo, recibieron la medalla al Mérito de la Real Hermandad en 2020 el que fuera coronel director de la Academia José María Martínez Ferrer, Carmen Santos Arranz y Luis Rodríguez Santos, y el Premio ‘San Hermenegildo’ fue para Araceli Hurtado. Las medallas al Mérito de 2021 fueron para el presidente de la delegación en Segovia de la Real Hermandad Jesús Arévalo y Valentín López Úbeda y el ‘San Hermenegildo’ recayó en María Dolores Cuencas; y las correspondientes a este año fueron para Raúl Campos, José Luis Martín Leonor y el ‘San Hermenegildo’ para Felisa Saez Rubio.

Antes de la entrega de premios, el presidente de la delegación Jesús Arévalo  realizó un breve resumen de la actividad de la Real Hermandad en Segovia, marcada por la pandemia en los últimos dos años, y que comienza a remontar con nuevos actos sociales y culturales, en cumplimiento de sus estatutos para mantener el el encuentro de los integrantes de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil ya retirados a través de actividades culturales y recreativas.