El Nuevo Mester de Juglaría actuó en la iglesia del Colegio Claret para poner el broche musical a la Semana Solidaria. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El Nuevo Mester de Juglaría puso la nota musical a la Semana Solidaria desarrollada un año más por el Colegio Claret que, bajo el lema ‘Por la Igualdad de Género’, ha recaudado fondos para el proyecto ‘Tejedoras de Paz’ que la Fundación Proclade lleva a cabo en el municipio de Riosucio en el Bajo Atrato, de Colombia, con las mujeres indígenas y afrodescendientes de esta zona como principales protagonistas.

El aforo de la iglesia del colegio se quedó corto ante la afluencia de alumnos y familiares a la actuación del popular grupo de folclore castellano, que en 2019 celebró su medio siglo de existencia, y que cuenta entre sus filas con dos antiguos profesores del propio Claret, Fernando Ortiz y Llanos Monreal. El colegio también estuvo representado por la orquesta de la ESO y los coros formados por alumnos de las distintas etapas educativas y los profesores.

La eucaristía de hoy pondrá el punto final a la Semana Solidaria del Colegio Claret, que un año más ha contado con la buena disposición de alumnos y familiares para llevar a buen puerto las actividades de voluntariado propuestas.

Así, el martes se realizó una jornada de donación de sangre como acto previo a la merienda solidaria del miércoles, uno de los momentos más esperados por la comunidad claretiana. “Estamos muy contentos con la participación y la disposición de todos, principalmente de los alumnos. La merienda fue todo un éxito, el tiempo acompañó y todos colaboraron para que la jornada, fuese satisfactoria”, asegura el profesor Carlos García Fuentetaja.

Juegos y talleres se entremezclaban con las casetas de Comercio Justo regentadas por los alumnos más mayores del centro, además de un ‘photocall’ con el que lucir los mejores posados juntos a compañeros y amigos.

Jornada del voluntariado

Las actividades, que durante toda la semana estuvieron salpicadas de tutorías, cursos de primeros auxilios, exposiciones y la presentación de la experiencia de las profesoras del colegio en su visita a Nigeria, continuaron el jueves con el día del voluntariado, desarrollado en los centros de Cáritas, en los Bancos de Alimentos, los Hermanos de la Cruz Blanca, la Asociación de Alzheimer, las Hermanitas de los Pobres y, también, en Cruz Roja y Apadefim.

Asimismo, más de medio millar de alumnos fueron fundamentales el viernes en el bocata solidario de Manos Unidas, siendo muy aplaudida su colaboración desinteresada por la ONG.

Y todo con un mismo fin, la ayuda a los que más lo necesitan, en este caso el Bajo Atrato, “una de las zonas más castigadas por la violencia de las FARC, donde las mujeres protagonizan una ardua tarea en busca de su empoderamiento”, sentencia García Fuentetaja.