Los agentes perimetraron numerosas zonas de la ciudad por riesgo de desprendimientos. / El Adelantado
Publicidad

n n n Con la marcha, ahora sí definitiva, de las borrascas que durante la última semana han sembrado Segovia de fuertes rachas de vientos –superiores a los 100 kilómetros por hora en varias jornadas–, el Ayuntamiento hace balance de los que han sido días complicados para la Policía Local y los Bomberos de la ciudad. Hasta en 120 ocasiones se han visto obligados a intervenir el personal de ambos cuerpos desde la tarde-noche del pasado lunes 16.

“Ya no tenemos alerta, parece que todo vuelve a la calma. Este fin de semana ha habido como unas 60 salidas por parte de Policía Local por caída de tejas y árboles. También se han caído dos arcos de luces de Navidad –en Ezequiel González y en Marqués del Arco– y ha habido daños materiales varios coches. El viento levanto, además, una de las cubiertas de la estación de autobuses y los Bomberos tuvieron que intervenir para asegurarla; el domingo varios visitantes tuvieron que ser desalojados de los jardines del Alcázar por el levantamiento de las losas anexas a distintos árboles”, ha explicado la concejala de Seguridad, Raquel de Frutos.

La edil se felicita, en cualquier caso, porque todos los daños sufridos en la ciudad han sido materiales y los vecinos no han sufrido ningún percance personal.

El Ayuntamiento se esfuerza ahora en cuantificar económicamente el coste de los efectos del temporal, aunque al respecto de los daños que ha podido sufrir la iluminación navideña, todos están siendo cubiertos por el seguro de la empresa concesionaria.

Por otra parte, los servicios del área de Medio Ambiente trabajan en determinar cuántos árboles han sido arrancados y cuántos de los que han sufrido desperfectos deberán ser ahora sustituidos. n