Entrada del Hospital General de Segovia.
Uno de los puntos se encuentra en las inmediaciones del Hospital General. / KAMARERO
Publicidad

La decisión de la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia de concentrar la toma de muestras de PCR en tres puntos concretos de la provincia ha generado mucha controversia, ya que muchos vecinos tienen que recorrer grandes distancias para poder realizarse la prueba y conocer si padecen la temida Covid-19.

Estos puntos donde se han concentrado las pruebas están localizados en las poblaciones de Segovia, Carbonero el Mayor y Cantalejo, algo que no ha gustado a muchos vecinos de la provincia ni a los alcaldes de diversos municipios que piden más puntos donde se efectúen las PCR.

Antes de entrar en la polémica, es necesario explicar que el principal motivo de queja es que las personas de otras zonas básicas de salud se tienen que desplazar, en algunos casos decenas de kilómetros, para realizarse la prueba y esto conlleva múltiples problemas. De esta forma, las áreas de salud de Segovia capital (I, II y III), Segovia Rural, Villacastín, El Espinar, San Ildefonso y Navafría tendrán que ir al Hospital General; al centro de salud de Carbonero tendrán que ir los habitantes de las zonas de salud de Cuéllar, Nava de la Asunción, Carbonero el Mayor y Fuentesaúco; mientras que a Cantalejo tendrán que desplazarse los ciudadanos de las zonas básicas de Sacramenia, Sepúlveda, Riaza y Cantalejo.

La Gerencia indica que los criterios seguidos para la elección de los emplazamientos están fundamentados en el hecho de que se disponga de un espacio abierto, con el fin de que el paciente pueda someterse a la prueba sin necesidad de abandonar su vehículo, y que el punto esté cercano a un centro de salud, por si se requiriera de cualquier tipo de atención sanitaria durante la toma de la muestra. También aclaran que estas personas no pueden acudir en transporte público.

Los pacientes son citados para realizarse la PCR por Atención Primaria, que a su vez les dará las indicaciones sobre el procedimiento y el lugar a donde acudir. Según la Gerencia, esta opción se ha adoptado para aliviar a los centros de salud de parte de la actividad y así se puedan centrar en otras labores, y para adaptar los recursos sanitarios hacia un trabajo más eficiente, en especial en lo que se refiere a personal de enfermería.

También la Gerencia puntualiza que para aquellos pacientes que presenten síntomas de Covid y acudan a su centro de salud habitual para una valoración médica, la toma de muestras se hará en ese momento. De igual manera, para aquellos pacientes que presenten problemas de movilidad claramente justificados, también se les realizará la prueba en su centro de salud habitual.

Sin embargo, a pesar de las razones expuestas por la Gerencia provincial, las quejas no han tardado en llegar ya son varios los ayuntamientos y colectivos que han criticado la medida. El primero fue el alcalde de Cuéllar, Carlos Fraile, que manifestó su disgusto en las páginas dedicadas a esta localidad de este diario donde calificó esta situación como un “auténtico despropósito” y de paso manifestó su disgusto con el centro de salud de la localidad, a cuya infraestructura calificó de “desastre”.

“Desde luego, este traslado es un mazazo y existe incomprensión por parte del equipo de Gobierno y de toda la ciudadanía de Cuéllar, que no entiende cómo siendo el municipio más importante del norte de la provincia de Segovia, tenemos que hacer 30 kilómetros de ida y 30 de vuelta hasta Carbonero El Mayor”, comentó el alcalde.

El Ayuntamiento de Nava de la Asunción expresó su malestar con la medida y con la ausencia de comunicación a través de una nota informativa remitida a la Delegación Territorial. En ella indican que hasta ahora las pruebas se han realizado en su centro de salud sin dificultades, evitando todos los inconvenientes que esta decisión va a propiciar, entre las que se señalan los largos desplazamientos, la necesidad de ir en vehículo con otra persona (tal vez contagiada), dificultades con el transporte, y todo ello en municipios con muchas personas mayores sin medios ni posibilidades.

De esta forma, el Ayuntamiento de Nava de la Asunción pide revisar los protocolos para “poder solucionar los problemas de los ciudadanos del medio rural, sin complicarles tanto la vida” y manifiesta su disposición a colaborar para mejorar la situación actual.

Desde la plataforma SOS Rural Ayllón manifestaron su posición “absolutamente contraria” a tal decisión, puesto que “se ha tomado de una forma unilateral, sin contar con los profesionales, los usuarios o los ayuntamientos afectados, y resulta además poco transparente al carecer de explicaciones adicionales o motivaciones que puedan ayudar a comprenderla mejor”.

Asimismo, la plataforma considera que con esta medida “la población queda expuesta a un incremento en la movilidad en un momento en el que precisamente se están limitando los movimientos innecesarios al común de la ciudadanía con el fin de contener la expansión de la pandemia”.

Más comprensiva se mostró Jennifer Berzal, alcaldesa de Navafría, que compagina su actividad política con su profesión de personal sanitario. Para ella, esta opción es una “buena idea” aunque comprende que es “muy engorroso” para la población. Berzal defiende que este tipo de pruebas “es mejor que estén concentradas” y así evitar colas a las puertas de centros de salud, tal y como se han venido registrando durante el verano en Navafría.

Las molestias siempre las pagan los mismos, los usuarios”, admite, aceptando que tal vez se pudiera dotar de algún punto más para evitar desplazamientos muy largos, pero indica que “desde un punto de vista sanitario”, esta concentración es “lo mejor” que se puede hacer. “En esta época tenemos que apoyarnos entre todos”, señala.