Guillermo San Juan, portavoz de Podemos. / NEREA LLORENTE

Podemos Segovia volvió a expresar su preocupación por el ritmo y el alcance de la estrategia de vacunación en la provincia. “Sigue siendo claramente insuficiente. En Segovia solo hay 2.342 personas vacunadas con las dos dosis, la mitad que Ávila, Zamora o Soria, y en vez de asumir la responsabilidad que le toca a la propia Junta, señala al resto de administraciones”, afeaba el portavoz morado, Guillermo San Juan.

Además, lo más preocupante para Podemos es que a 20 días de que comience el mes de marzo, quedan aún 5.500 segovianos por vacunar para que la Consejería de Sanidad cumpla el objetivo que se puso a sí misma en nuestra provincia, y el número de viales que han llegado a Segovia no sería suficiente para alcanzar este objetivo: “El número de vacunas que la Consejería de Sanidad ha enviado a Segovia sólo daría para vacunar a 3.255 personas, muy por debajo del objetivo a cumplir en marzo. En las próximas semanas la Junta no puede volver a fallar a Segovia, tiene que enviar dosis suficientes”, advertía San Juan.

De la misma manera, desde Podemos insisten en la necesidad de incrementar el número de rastreadores para afrontar el periodo inmediatamente posterior a la tercera ola. “La experiencia acumulada y los organismos internacionales insisten en que la prevención, la detección temprana mediante rastreadores y la vacunación masiva son las medidas más eficaces para abordar estas fases de la pandemia. De nada servirá el grandísimo esfuerzo que está haciendo la ciudadanía y la quiebra de muchos de nuestros sectores económicos por las restricciones para frenar el virus si la administración regional no responde con más medios sanitarios”, señalaba el portavoz morado.

La formación morada también mostró su preocupación por el desgaste y el impacto en la salud física y emocional que la pandemia está dejando en los sectores que se encuentran en primera línea, especialmente en el personal sanitario. Por este motivo, señalan la necesidad de realizar una planificación de personal coherente con la situación excepcional a la que nos enfrentamos y “no racanear con los contratos”.

“Es fundamental organizar los recursos humanos con mirada larga y definir los nuevos contratos por periodos mínimos de un año como una forma de retener talento y poner en valor el esfuerzo del personal facultativo, de enfermería y otros sectores que literalmente se están dejando la salud en estos momentos. No es tolerable que desde el SACYL se estén encadenando contratos de dos y tres meses cada vez. La contratación y la estabilidad del personal sanitario no es un capricho, es una necesidad”, puntualizó San Juan.

La formación morada recordó que en estos momentos hay más de 3.000 enfermeras y personal sanitario en las listas del SEPE.