Guillermo San Juan, portavoz y único concejal de Podemos en el Ayuntamiento de Segovia. / Nerea Llorente
Publicidad

Podemos pone como objetivo, “a pesar de la pandemia” limitar la proliferación de casas de apuestas en la ciudad a través de los instrumentos de planeamiento municipales. Con ello en mente, el grupo defenderá la moción en el pleno del próximo viernes 2 de octubre.

Según señala la formación, la adicción al juego y la proliferación de casas de apuestas “ya era un problema antes de la pandemia“, especialmente entre los jóvenes: la edad media de inicio en el juego presencial es de 14,6 años, y de casi 14‘8 años en juego online; el uso problemático del juego afecta al 5,2% de los estudiantes, y los datos empeoran con los años.

El aumento de los locales de apuestas y la alarma social que producen no es un tema nuevo en el pleno del ayuntamiento de Segovia. La formación morada saca pecho al incidir en la moratoria a la concesión de más licencias de apertura de locales de apuestas que propuso el grupo en diciembre y se ratificó en una moción aprobada en el pleno en el mes de enero.

En la moción, se señalaba también la necesidad de modificar el planeamiento para limitar estos espacios, enmarcado en una modificación más amplia del PGOU. “Desde entonces, el equipo de gobierno no ha movido ficha. Es el momento de impulsar una modificación puntual del planeamiento en este sentido, hay que dar una solución definitiva a la gente de nuestros barrios”, plantea el concejal morado Guillermo San Juan.

“En momentos de crisis como el actual, el juego es una salida rápida a la ansiedad y la incertidumbre, por eso es precisamente ahora cuando las instituciones tenemos que proteger a los jóvenes y las familias de nuestros barrios”, señala San Juan.

Para ello, Podemos defenderá en el pleno que limitar el acceso al juego solo es eficaz con un planeamiento urbanístico que, según la formación, “es la herramienta más eficaz para ese objetivo”, estableciendo incompatibilidades con zonas residenciales o que los locales juego que se abran en Segovia deberán cumplir con una distancia mínima de 500 metros lineales de espacios frecuentados por jóvenes, desde centros educativos hasta parques, centros culturales, sociales o sociosanitarios.