Cartel situado junto a una casa de apuestas de la capital segoviana. / Nerea Llorente
Publicidad

El Grupo municipal Podemos-Equo en el Ayuntamiento de Segovia, a través de su portavoz, Guillermo San Juan, ha reiterado la propuesta que hizo a finales de diciembre instando al Ayuntamiento a que iniciara una interlocución formal con la Junta de Castilla y León con el objeto de solicitar una moratoria y “paralizar la apertura de nuevas casas de apuestas y paralizar los expedientes en curso si se dieran las condiciones jurídicas para ello”, según ha explicado el concejal.

Las razones que esgrime la formación morada para dicha moratoria son, además de las que ya expusieron en diciembre, como la necesidad de aplicar la resolución del Procurador del Común de noviembre de 2019 y la de actualizar la normativa autonómica del año 98, el nuevo acuerdo de Gobierno y los “cambios esenciales” que promueve en la normativa nacional que cambiarán sustancialmente el funcionamiento del sector.

Entre esos “cambios esenciales”, Podemos indica que se fijarán criterios homogéneos con las comunidades autónomas para evitar que los locales de apuestas puedan abrir antes de las 22 horas y que limiten su proximidad a centros escolares, en principio a no menos de 300 metros. A juicio de Podemos Segovia, se trata de medidas suficientemente sustanciales para, de esta forma y “con el objeto de preservar la salud pública y prevenir situaciones de incertidumbre jurídica hasta que se ajuste la regulación a los nuevos parámetros, lo lógico sería implementar una moratoria para que no se autoricen nuevas salas hasta que no se clarifique el escenario legal” según sostiene San Juan.

La formación morada pone como ejemplo que cuando el contenido del acuerdo se convierta en ley, casos como el de la casa de apuestas de próxima apertura en el barrio de San Lorenzo “no sería legal, ya que está a poco más de 130 metros de la escuela infantil del ayuntamiento y escasos metros de una ludoteca”.

Además el acuerdo prevé una regulación nacional de la publicidad de los juegos y apuestas en línea muy similar a la del tabaco, así como la obligación de que los locales de juego y apuestas cuenten, en su entrada, con un cartel de advertencia sobre los peligros de la ludopatía.

También se plantea reorientar la tasa por la gestión administrativa del juego que pagan los operadores en línea a destinar un porcentaje para iniciativas preventivas, de sensibilización, de intervención y de control, así como de reparación de los efectos negativos producidos por el juego, explican desde el grupo municipal.

Por último, el acuerdo se complementa con medidas de información y limitación del consumo de juego y del desarrollo de acciones de prevención, sensibilización y reparación de los posibles efectos indeseables derivados de la actividad de juegos de azar.

A juicio del partido morado, las casas de apuestas y el juego online afectan negativamente a la salud pública: “una casa de apuestas, no es un salón de recreativos ni de videojuegos, tiene un impacto potencialmente desestructurador a nivel familiar y social”, recalca el portavoz municipal.

Para la formación morada el juego patológico y las conductas adictivas requieren de una intervención pública integral más allá de mejorar la atención de las conductas adictivas en torno al juego.