Alumnos de la novena promoción de Informática y de la quinta del doble grado de Matemáticas e Informática./ NEREA LLORENTE
Alumnos de la novena promoción de Informática y de la quinta del doble grado de Matemáticas e Informática./ NEREA LLORENTE

La Escuela de Ingeniería Informática del Campus  María Zambrano de la Universidad de Valladolid ha celebrado este viernes el acto de Graduación de la novena Promoción del Grado en Ingeniería Informática de Servicios y Aplicaciones (2018-2022) y de la quinta promoción del programa de estudios conjuntos Matemáticas e Informática (2018-2022).

La ceremonia tuvo como protagonistas a 28 egresados que han culminado sus estudios en la escuela segoviana de Informática que es considerada por sus profesores y alumnos como “una pequeña gran familia”, donde unos aprenden de otros. Los titulados son “pocos pero valientes”, según pusieron de relevancia en sus discursos los representantes de los alumnos, Isaac Martín Salazar y Ainhoa Merino Gómez, haciendo alusión al nivel de dificultad y esfuerzo que requieren sus carretas. Son valientes, también, porque como muchos universitarios han tenido que estudiar en tiempo de pandemia y con una guerra en Europa pero, además, ellos como ingenieros informáticos tienen que echar doble ración de coraje porque no pueden caer en la ‘excusitis’; tienen el deber de enfrentarse y resolver cualquier problema que se presente, como señaló el padrino de la promoción, Luis Ignacio Sebastián. Tienen ante sí muchos retos de futuro y a juzgar por las palabras de sus profesores, tutores y autoridades académicas están bien preparados para entrar en el mundo laboral o seguir el camino de la investigación y la docencia. Pero antes de iniciar el abordaje de esos nuevos mundos disfrutaron del “final del principio” concentrado en una gala en la que no faltó el humor, la música, las citas de grandes pensadores, los consejos, los recuerdos y los agradecimientos.

El acto estuvo  presidido por el vicerrector del Campus, Agustín García Matilla, y la directora de la Escuela de Ingeniería Informática, Amelia García Garrosa, acompañados por José Ignacio Ferrán Martín, coordinador de la titulación, Javier García Garrido, miembro del Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León, y por el profesor Luis Ignacio Sebastián Martín, padrino de la promoción.

Treinta años de experiencia como profesor en la Universidad  llevan a Luis Ignacio Sebastián Martín a aconsejar a sus alumnos a celebrar los éxito y a aprender las lecciones del fracaso, a alimentar las ganas de alcanzar metas, aprender y mejorar, a ensalzar el trabajo en equipo y el liderazgo, y a centrase en el presente que “es lo que controlas”. “Me habéis enseñando a ser mejor profesor y a ser mejor persona, como jóvenes que sois, radiáis vida, radiáis optimismo, radiáis ilusión, radiáis energía, sois el motor la universidad y eso nos gusta sentirlo a los que estamos aquí”, señaló el padrino de la promoción.

La directora de la Escuela,  Amelia García Garrosa, dedicó palabras de cariño a los graduados para los que siempre estarán las puertas del campus abiertas. Hizo referencia específica de los estudiantes del doble grado de Matemáticas e Informática y dedicó una felicitación especial a las  mujeres STEM, (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), “mujeres valientes” que se han atrevido a salirse del arquetipo clásico para estudiar lo que les gusta y poder trabajar en ámbitos tradicionalmente reservados a los hombres. “Habéis llegado a la meta con vuestros compañeros, de la mano, sin zancadillas, demostrando que sois igual de válidas para dedicaros a esta profesión y ser ingenieras informáticas o matemáticas. Ánimo, valientes, la tecnología y la ciencia también es vuestro terreno”, manifestó García Garrosa.

Después llegó la entrega de diplomas y becas correspondientes a cada uno de los alumnos egresados en este curso y de la distinción especial al alumno Carlos Cubo Izquierdo con el Premio Extraordinario Fin de Carrera del curso pasado. Cerraron la ceremonia Isaac Martín Salazar y Ainhoa Merino Gómez quienes en representación de los alumnos dieron “las gracias a los todo los aquí presentes por estar hoy aquí, a nuestros profes porque sin ellos no seríamos lo que somos hoy, y a nuestras familias y amigos por aguantar codo con codo nuestros altos y bajos, celebrar nuestras victorias y consolar nuestros fracasos”.