Dosis vacuna covid
Profesionales sanitarios inyectan una dosis contra la covid-19 a una mujer. / KAMARERO

Nuevamente, la vacunación contra el covid-19 está de actualidad tras abrirse la posibilidad de que termine llegando una cuarta dosis a la población general. El coronavirus no se ha ido y está muy lejos de hacerlo, por lo que la lucha contra el patógeno continúa aunque ya no monopolice el foco mediático como hizo en el pasado.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, avanzó la semana pasada que “habrá cuarta dosis para toda la población” de la vacuna contra la covid-19 y que ahora solo hay que “especificar cuándo”. Parece ser que las primeras previsiones apuntan al otoño, cuando está prevista la llegada de sueros adaptados a nuevas variantes. “Habrá cuarta dosis para toda la población, así lo ha decidido la Comisión de Salud Pública, lo que falta es decidir cuándo”, zanjó Darias.

Las respuestas a este anuncio no se hicieron esperar y no fueron pocas las reacciones que pronto opinaron sobre la necesidad o no de una cuarta dosis de la vacuna. Una de estas reacciones vino a cargo del consejero de Sanidad de la Junta, Alejandro Vázquez, quien aseguró que actualmente no existen “evidencia científica clara” de que extender la cuarta dosis de la vacuna frente a la covid-19 a toda la población vaya a producir beneficio.

Además, ahondando en ese cruce de críticas que mantienen Junta y Gobierno desde hace tiempo, Vázquez recriminó a la ministra que no hiciera ese anuncio en el consejo interterritorial del pasado miércoles y que esperase al día siguiente.

Lejos de los debates políticos que trae cada decisión sobre el coronavirus, cabe revisar los números de la campaña de vacunación, ya que hay datos destacables que han sido muy poco comentados a pesar de tener una gran importancia.

La tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 no ha alcanzado las cotas que lograron las dos primeras. Esto podría ser asumible por el menor impacto del virus, pero lo cierto es que la diferencia en los números es tan holgada que convendría preguntarse qué ha pasado y si esta reducción está avisando sobre la acogida que tendrá la cuarta. Mientras la tasa de segovianos que cuentan con la primera y segunda dosis escala hasta el 90%, la tercera dosis ‘pincha’ y se queda en el 63,68%.

Aunque todavía hay segovianos que no han podido vacunarse de esta tercera dosis al no pasar los seis meses requeridos desde su último contagio, durante la sexta ola, lo cierto es que la diferencia entre tasas hace pensar que son muchos los ciudadanos que directamente han optado por no ponérsela. Bastantes más que con las anteriores.

Poblacion vacunada
Porcentaje de población vacunada con la tercera dosis en Segovia repartida por franjas de edad.

¿Estas dudas se mantendrán con el nuevo suero? Difícil pronóstico, pero si no se quiere aumentar la incertidumbre sobre las vacunas contra el covid, el mensaje sobre la cuarta dosis tendrá que ser muy preciso, aportando claridad y certeza a esa parte de la población que muestra dudas entre seguir vacunándose contra el covid o no.

De momento, hemos empezado bastante mal. El anuncio ha provocado un mar de respuestas contrapuestas que no hacen más que alimentar las dudas de muchos ciudadanos y los numerosos discursos conspiracionistas surgidos durante la pandemia.

Las estadísticas señalan que las franjas etarias más jóvenes son las que más recelo muestran ante la tercera dosis. Las capas de 20-29 y la de 30-39 no alcanzan el 50% en Segovia. ¿Cómo convencer a estos jóvenes de la necesidad de una cuarta dosis después de que hayan rechazado la tercera? Convendría tratar esto con cautela y seriedad.

El coronavirus sigue contagiando, dejando secuelas en cientos de segovianos, y matando, con nueve muertes en los últimos 50 días. La necesidad o no sobre una cuarta dosis debería contar con un discurso claro, siguiendo unos criterios científicos que no dejen lugar a las dudas. Después, que cada uno tome su propia decisión.