Control de la Guardia Civil. / KAMARERO
Control de la Guardia Civil. / KAMARERO

Una patrulla de la Guardia Civil del subsector de Tráfico detectó en la tarde del pasado jueves, 21 de abril, en el kilómetro 1,500 de la carretera CL-605, en el término municipal de Segovia, a un turismo que circulaba a 155 km/h cuando el límite, indicado por la correspondiente señalización, es de 60 km/h.

Agentes de la Guardia Civil se encontraban realizando un control de velocidad, en una zona en la que se han contabilizado en el periodo de un año hasta seis siniestros viales, cuando a las 16.03 horas se registró esta infracción que ha sido remitida al Juzgado Decano de Segovia.