El sector alerta de que pueden perderse miles de empleos en Castilla y León. /EFE
Publicidad

La Federación Regional de Castilla y León de Asociaciones de Estaciones de Servicio (Fereclaes) asegura que el retraso en la fijación de servicios mínimos supondrá la quiebra de cientos de gasolineras y abocará al desempleo a miles de trabajadores. En una nota de prensa, explican que ya han pasado más de dos semanas desde que el Gobierno decretara el estado de alarma “y las consecuencias para las estaciones de servicio españolas están siendo nefastas. Afortunadamente, el confinamiento impuesto por el Ejecutivo está surtiendo efecto y, tal y como ha reconocido públicamente el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, la movilidad en nuestro país ha caído un 89% en relación con los datos habituales para la época del año”.

“Las estaciones de servicio somos consideradas –explican– un servicio esencial y, como tales, estamos obligadas a permanecer abiertas. Es lógico que así sea, porque sólo las estaciones de servicio atendidas y seguras tienen aseos que pueden utilizar los transportistas y que nuestro personal desinfecta periódicamente, aún a pesar de la falta de medios que sufrimos”.

Sin embargo, añaden que con el anteriormente mencionado descenso de los desplazamientos, “no tiene ningún sentido seguir manteniendo el 100% de la oferta de suministro de carburante cuando la movilidad es apenas un 10% de la habitual y que los más de 1.000 puntos de venta que existen ahora mismo en Castilla y León, estén obligados a permanecer abiertos todos los días”.

Por ello, Fereclaes ha solicitado en reiteradas ocasiones a diferentes estamentos de gobierno regionales y nacionales, el establecimiento de unos servicios mínimos que garanticen el adecuado abastecimiento de carburante de los servicios esenciales (transporte sanitario, vehículos de transporte de mercancías, de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, etc.), al tiempo que permitan a las estaciones de servicio, que así lo deseen, cerrar temporalmente sus negocios hasta que España recupere la normalidad que ahora ha perdido a causa de la propagación del coronavirus.

El sector considera que el Consejo de Ministros extraordinario celebrado el pasado domingo, “perdió una oportunidad de oro para fijar estos servicios mínimos en las actividades de distribución de carburante al por menor”. Cada día que pasa sin adaptar la oferta de combustibles de automoción a una demanda cada vez más reducida, se está poniendo en riesgo de forma incomprensible e irresponsable miles de empleos y hace peligrar la viabilidad de cientos de pymes del sector”.

Sin embargo, Fereclaes denuncia que hasta el momento sus demandas “han caído en saco roto y la Administración no ha atendido nuestras peticiones, con las terribles consecuencias que esta actitud está teniendo sobre nuestras empresas, la gran mayoría de ellas pymes, que ya se están encontrando en serias dificultades a la hora de abonar las nóminas de sus empleados del mes de marzo y a las que les resultará prácticamente imposible atender las correspondientes nóminas del mes de abril”.

A estos profundos problemas, suman las medidas en el ámbito laboral anunciadas el pasado viernes por el Gobierno de la nación. “Tal y como explicó CEOE en un comunicado, estas medidas van a impedir poner las bases de la necesaria recuperación económica de España y de nuestra región y llevarán en última instancia a un mayor nivel de desempleo.

Por todo lo expuesto, Fereclaes entiende que hoy más que nunca es totalmente necesario el establecimiento de unos servicios mínimos para poder preservar miles de empleos y evitar la exposición al Covid-19 de los 4.000 trabajadores de las estaciones de servicio, “que en estos momentos, desearían poder cerrar temporalmente para evitar el cierre definitivo y seguir trabajando posteriormente, a través de una modélica red de gasolineras, en preservar y mantener el tejido industrial de nuestra región”.