Jucio Valeria Quer
Valeria Quer, junto a su padre. / KAMARERO

La Audiencia Provincial de Segovia ha celebrado este martes la primera sesión de un juicio en el que la Fiscalía pide seis años de cárcel para un acusado de abusar sexualmente de Valeria Quer, hermana pequeña de Diana Quer, cuando era menor de edad, en Carabias (Segovia) el 17 de septiembre de 2017.

La víctima ha acudido a la sede de la Audiencia de Segovia a declarar como testigo pasadas las nueve de la mañana acompañada de su padre, Juan Carlos Quer, y ambos se han negado a hacer declaraciones ante los medios de comunicación antes de iniciarse la vista, a las nueve y media.

Valeria Quer es la hermana menor de Diana Quer, la joven de 18 años que desapareció en agosto de 2016 en Puebla do Carmiñal (A Coruña) y cuyo cadáver fue encontrado el 31 de diciembre de 2017, asesinato por el que fue condenado a prisión permanente revisable José Enrique Abuín, alias ‘El Chicle’.

La primera jornada del juicio se ha desarrollado a puerta cerrada y fuentes judiciales han informado a Efe que durante la misma han declarado el acusado, la víctima y otros testigos y se han practicado también parte de las pruebas periciales, que continuarán mañana, cuando el juicio quedará visto para sentencia.

Las mismas fuentes han precisado que la Fiscalía pide seis años de prisión para el procesado y la acusación particular, en representación de la víctima, pide diez, en ambos casos por un delito de abuso sexual con penetración, y no de agresión sexual como en un primer momento informó la Sala.

Según el escrito de acusación del fiscal, los hechos se remontan al día 17 de septiembre de 2017, cuando acusado y víctima coincidieron por la noche en las fiestas del municipio madrileño de Majadahonda.

Ya por la mañana, él llevo a la víctima a una casa propiedad de su familia en la localidad segoviana de Carabias y allí se produjo el supuesto abuso sexual, para el cual el acusado se aprovechó del estado de inconsciencia de la víctima porque estaba ebria, según las acusaciones.

El proceso parte de unas diligencias previas que abrió en 2018 el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Sepúlveda (Segovia) porque los hechos se produjeron presuntamente dentro de este partido judicial, aunque la denuncia se interpuso en Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Por su parte, la defensa del acusado sostiene que no se produjo ningún tipo de acto sexual, por lo que pide la libre absolución del procesado, según han informado las mismas fuentes.

El juicio proseguirá mañana con una segunda y última sesión, en la que se practicarán más pruebas periciales, las pruebas documentales y los informes de las partes, antes de que el juicio quede finalmente visto para sentencia.